comercio-internacional-nueva-normalidad

Perspectivas

Retos de las administraciones aduaneras y la cadena logística del comercio internacional ante la nueva normalidad

Opinión

Por Ana Lucía Santacruz y Walter Martínez, Socios de Impuestos, Comercio Internacional y BPS y Ludy Lima, Consultor de Comercio Internacional

Explore content

En estos tiempos en los que la pandemia COVID-19 ha incidido en casi la
totalidad de las operaciones comerciales de cada uno de los países, los Pilares en los que se fundamenta el Marco SAFE, cobran mayor relevancia y pueden llegar a convertirse en los catalizadores que el comercio internacional necesita para lograr la recuperación en el intercambio de mercancías y garantizar la confianza necesaria para continuar desarrollando el comercio en los niveles alcanzados en los últimos años.

El Marco de normas SAFE, de la Organización Mundial de Aduanas –OMA-, es un instrumento que busca lograr el tan anhelado equilibrio entre el control y la facilitación del comercio internacional de las mercancías. En la búsqueda de este objetivo, ha sido actualizado, desde su concepción en junio de 2005, para responder a las necesidades actuales de la cadena logística internacional, siendo la última revisión, la publicada en el año de 2018.  

La región Centroamericana y en particular Guatemala, no han sido ajenas a la implementación de esta normativa. Específicamente, Guatemala ha tomado protagonismo como país, representado por su Servicio Aduanero, al postularse y ser electa para ocupar la Vicepresidencia Regional de la Organización Mundial de Aduanas
para las Américas y el Caribe, para el periodo 2020-2022, logro que se
fundamenta precisamente en los esfuerzos que ha realizado la Intendencia de Aduanas en la implementación del Marco de normas SAFE de la OMA.

Todas estas acciones han llevado a Guatemala a ser considerado como referente, no solo de la región, sino que también a nivel mundial, en la aplicación de medidas alineadas con el Acuerdo de Facilitación del Comercio de la Organización Mundial de Comercio –OMC-, siendo pionero en la adopción de tecnologías y procedimientos de vanguardia en nuestra región. El éxito de estas medidas, se puede atribuir a los esfuerzos por lograr la implementación del Pilar 2 del Marco SAFE, la asociación de la Aduana con el sector privado.

Ha sido interés del sector privado guatemalteco, el trabajar de la mano con la Intendencia de Aduanas de la Superintendencia de Administración Tributaria, para encontrar puntos de acuerdo, que tienen como único objetivo, lograr el desarrollo económico del país y ha sido a través de estos esfuerzos, que hemos visto importantes avances, entre los que podemos mencionar: la adopción de la figura del Operador Económico Autorizado –OEA- y el primer Acuerdo de Reconocimiento Mutuo regional –ARM-, el Estudio Nacional de Tiempos de Despacho, la implementación del Marchamo Electrónico, el Puesto de Control Interinstitucional para el combate del Contrabando Aduanero, el establecimiento de Alianzas Público-Privadas, entre otros, todos ellos enmarcados dentro del Programa de Modernización Integral Aduanera –MIAD-.

Hoy más que nunca, creemos que la recuperación de la crisis económica en la que se encuentra el país y la región,  se fundamentará en optimizar cada uno de los costos que involucran la producción de los bienes y la prestación de servicios, lo cual, depende en gran medida en el trabajo conjunto entre las aduanas y el sector privado, por lo que se hace imprescindible fortalecer esta alianza y buscar las rutas que nos conduzcan a constituirnos en líderes de la región, en beneficio de toda la población guatemalteca y centroamericana.

Deloitte Guatemala

globaltradeadvisory2@deloitte.com 

Publicado en Revista Business in Action-Amcham

Agosto 2020

Did you find this useful?