Seguro de daños a vivienda

Perspectivas

Ciberseguridad en México: ¿cuáles serán los desafíos del nuevo gobierno?

Uno de los principales retos que tendrá la administración entrante será convertir a la ciberseguridad en una prioridad en las estrategias y proyectos que decida poner en marcha.

En entrevista con Erick Robles, Socio de Risk Advisory en Deloitte México

Ciudad de México, 28 de septiembre de 2018.

Imaginemos que México es una casa enorme. Para construirla, se realizaron planos, se colocaron cimientos, se levantaron paredes, se pintaron fachadas y se instalaron ventanas, un jardín y muebles. ¿Y la seguridad? Esta es una cuestión que, en la mayoría de los casos, no es considerada o bien adquiere relevancia después que la vivienda ha sufrido algún percance.

Lo mismo sucede con la ciberseguridad, un tema al que, generalmente, se le presta atención solo después de que un sistema ha sido atacado o ya está en funcionamiento. Cambiar este paradigma, y posicionar a la ciberseguridad como una prioridad que esté presente desde el inicio de los proyectos, será, sin duda, uno de los retos principales que tendrá que afrontar el próximo gobierno.

La nueva administración deberá trabajar por eliminar la visión actual que se tiene de la ciberseguridad, como un habilitador de negocio, y convertirla en un componente esencial de los sistemas, que esté en el ADN de cualquier línea de negocio.

De igual forma, será primordial que se comprenda que la ciberseguridad es un tema de seguridad nacional, que afecta tanto al ciudadano, como al sector público y privado, por lo que tiene que ser visto como una prioridad en los planes y proyectos que el gobierno entrante decida poner en marcha.

Para ello, será crucial que las estrategias de ciberseguridad que se implementen tengan un alcance no solo a iniciativa privada y autoridades, sino a todos los ciudadanos, quienes, al final de cuentas, participan de manera activa en el ecosistema digital y, por ende, están expuestos a diversos riesgos cibernéticos.

En ese sentido, un aspecto que será elemental y necesario son las campañas de concientización entre la ciudadanía, un sector que tiende a ser el eslabón más débil en las estrategias de ciberseguridad, ya que la mayoría de las veces no es consciente del valor de su información y no la protege como debería.

Finalmente, el reto principal para el nuevo gobierno será darle continuidad a los programas e iniciativas de ciberseguridad que se han estado desarrollando durante los últimos años, como la Estrategia Nacional de Ciberseguridad, llevarlas por un buen cauce y aterrizarlas en casos prácticos que fomenten la protección de todos los sectores.

El próximo gobierno deberá trabajar por lograr que la ciberseguridad sea un componente esencial de los sistemas y esté presente en el ADN de cualquier línea de negocio.

¿Qué esperar del próximo gobierno?

Ya hablamos de los desafíos a los que tendrá que hacer frente el próximo gobierno en materia de ciberseguridad. Ahora es momento de conocer qué espera el sector de este nuevo equipo que está por entrar en funciones.

En primer lugar, se espera que la administración entrante tenga la apertura necesaria para permitir a los especialistas en ciberseguridad participar dentro de sus estrategias, no solo dentro del marco de las Tecnologías de la Información (TI), sino como asesores de seguridad en toda la estructura de la estrategia gubernamental, para habilitar los mejores controles posibles para mitigar riesgos.

Por otro lado, se espera que exista presupuesto, así como planes de inversión que sean precisos y suficientes, y que permitan a la industria de la ciberseguridad sumar y hacer sinergia con la autoridad para proteger y salvaguardar a la ciudadanía.

En última instancia, lo que se desea es que haya una estrecha colaboración entre sector privado y gubernamental, para elevar las barreras de protección contra posibles ataques cibernéticos, pues en el complejo escenario en el que vivimos, que está en constante evolución y en el que cada vez se hace más difícil detectar y rastrear un ataque, el único camino que queda es el de sumar esfuerzos y colaborar entre sí.

"Lo que se desea es que haya una estrecha colaboración entre sector privado y gubernamental, para elevar las barreras de protección contra posibles ataques cibernéticos."

México, por buen camino

México entiende que la ciberseguridad es, hoy, un tema estratégico. Como nación, el país está haciendo esfuerzos importantes por buscar la mejor forma de hacer frente a las continuas amenazas cibernéticas.

De acuerdo con el Índice Global de Ciberseguridad 2017, elaborado por la Unión Internacional de Telecomunicaciones (UIT), México es el país mejor evaluado en América Latina en materia de ciberseguridad, mientras, a nivel global, se ubica en la posición 28 de 165 naciones analizadas.

Desde nuestra perspectiva, vamos por el camino correcto, pues como país tenemos claro la relevancia de este tema y estamos haciendo algo al respecto. Esto no quiere decir que no podría haber mejoras, como lograr una mayor integración de los esfuerzos que se dan en materia de ciberseguridad, entre otras cuestiones, no obstante, si el gobierno da continuidad a la agenda y la asume como una prioridad, el panorama pinta positivo.

En ese sentido, será fundamental que tanto autoridad, como el sector privado y los ciudadanos otorguen a la ciberseguridad el carácter de urgencia y relevancia que merece, dejando de postergar las acciones encaminadas a fortalecer su protección y tomar consciencia de que los riesgos están ahí y todos los que formamos parte del mundo digital, sin excepción, somos vulnerables.

¿Te resultó útil este contenido?