Devolución de impuestos

Perspectivas

Devolución de impuestos

Aspectos que las empresas deben considerar

El Servicio de Administración Tributaria (SAT) informó a principios de junio que el total de devoluciones de impuestos a los contribuyentes aumentó 16% en comparación con el año pasado, lo cual solo ha sido posible mediante un trabajo colaborativo entre las autoridades y aquellas empresas que han implementado mecanismos proactivos a su interior.

En entrevista con Felipe León, Socio de Impuestos y Servicios Legales en Deloitte México.

Ciudad de México, 23 de junio de 2020.

Una de las iniciativas anunciadas por las autoridades del país para apoyar la economía de las empresas, ante el impacto del COVID-19 en sus finanzas, fue agilizar las devoluciones de saldo a favor.

Como resultado, a principios de junio, el Servicio de Administración Tributaria (SAT) informó que el total de devoluciones de impuestos a los contribuyentes ascendió a 271 mil 947.6 millones de pesos, lo cual representa un incremento de 16% con respecto al mismo periodo del año anterior; sin embargo, aún existe una cantidad considerable de empresas que continúa esperando la resolución de su solicitud. ¿A qué se debe esto?

Una de las razones a las que podría atribuirse la cautela en las devoluciones es un probable proceso de conocimiento de los contribuyentes por parte de las autoridades fiscales. Recordemos que tiene poco más de un año que los encargados de la fiscalización hacendaria asumieron funciones, con el cambio de administración federal. En esta etapa, han tenido la tarea de verificar que se cumplan las obligaciones correctamente; que las devoluciones del Impuesto al Valor Agregado (IVA) solicitadas estén en orden, y, que los clientes y proveedores declarados sean reales.

Una vez que las empresas comprueban la legalidad de sus operaciones, las devoluciones de impuestos se agilizan; sin embargo, otorgar esta información a la autoridad es un procedimiento complejo que requiere la comprensión integral de la normatividad tributaria en México por parte de las organizaciones.

Las claves del saldo a favor

Cuando hablamos de que un contribuyente tiene saldo a favor en el ISR, quiere decir que, al término de un ejercicio fiscal, pagó una cantidad de impuestos mayor a la correspondiente por ley, y es posible solicitar al SAT la devolución del excedente. Si los saldos son de ciertos montos, las devoluciones son automáticas.

No obstante, tratándose de IVA, la autoridad, de acuerdo con el artículo 22 del Código Fiscal de la Federación, cuenta con un plazo de 40 días para determinar si procede o no la devolución de impuestos; sin embargo, si considera que existen inconsistencias o si desea alguna comprobación, podría alargar este periodo mediante peticiones de información adicional, e incluso mediante auditorías, lo cual hace que una devolución pueda tardar hasta un año.

Es importante aclarar que el saldo a favor, en lo que respecta al IVA, tiene dos elementos: el IVA causado, que es aquel que una compañía traslada a sus clientes sobre sus ingresos; y el IVA acreditable, que corresponde a las operaciones por concepto de compra de bienes y servicios al contado.

El IVA causado es relativamente fácil de comprobar por la autoridad, ya que puede valorar si corresponde a lo que indican los Comprobantes Fiscales Digitales por Internet (CFDIs) emitidos en el periodo.

Sin embargo, el IVA acreditable de las empresas es más difícil de demostrar y toma mucho tiempo, porque, a pesar de que puedan existir CFDIs de comprobación, el fisco investiga si estas facturas corresponden a auténticos bienes y servicios adquiridos, o si tienen un origen apócrifo.

En el rubro de servicios adquiridos, por ejemplo, la autoridad podría cuestionar y solicitar evidencia a un contribuyente que pagó 500 mil pesos a una empresa para conocer su opinión sobre un tratamiento fiscal; no obstante, si la única evidencia del servicio es un documento con una opinión especializada, el fisco puede considerarla insuficiente para demostrar la materialidad del servicio prestado y por tanto toda la operación podría ser rechazada o bien, la devolución de impuestos sufriría una demora importante.

Por esta razón, es sumamente recomendable que las empresas emprendan acciones que deriven en una devolución de impuestos exitosa.

Es importante aclarar que el saldo a favor, en lo que respecta al IVA, tiene dos elementos: el IVA causado y el IVA acreditable.

Anticiparse a los requisitos

Una de las principales recomendaciones que las organizaciones pueden seguir para agilizar este trámite es detectar aquellas actividades que, debido a su naturaleza, pueden generar dudas o sospechas en el fisco, y preparar, antes de ser solicitada por la autoridad, la información comprobatoria acerca de las mismas.

En la mayoría de las ocasiones, debido a que la disposición de las evidencias es un proceso complejo, es aconsejable que las empresas acudan a una firma especializada en estos servicios, como Deloitte, que sea capaz de proporcionarles la asesoría necesaria para lograr una devolución de impuestos exitosa, mediante información precisa, mecanismos proactivos y preventivos, y una respuesta inmediata ante la autoridad.

Asimismo, será conveniente que las compañías examinen las operaciones de impuestos que realizaron en los últimos cinco años, ya que es el periodo abierto en el que el SAT puede llevar a cabo las revisiones, considerando que, si se detectan inconsistencias, la situación podría derivar en auditorías y sanciones.

Adicionalmente, también será recomendable tomar en cuenta la situación fiscal de sus clientes y/o proveedores, para determinar la existencia de posibles riesgos.

Llevar a cabo estas y otras acciones —preferentemente, bajo una asesoría profesional—, será muy importante para las empresas que, en estos momentos, atraviesan por una complicada situación financiera. La liquidez obtenida de las devoluciones de impuestos puede ser aquello que mantenga las operaciones de su negocio, por ello, resultará valioso que las organizaciones conozcan de manera integral los procesos tributarios y se preparen lo mejor posible.

Para las empresas es recomendable tomar en cuenta la situación fiscal de sus clientes y/o proveedores, a fin de determinar la existencia de posibles riesgos.

¿Te resultó útil este contenido?