Impuestos a remesas

Ideas

Impuestos a remesas

¿Legalización de indocumentados?

Una de las más polémicas promesas de campaña hechas por el ahora presidente de los Estados Unidos, Donald Trump, fue la de imponer un impuesto de hasta el 2% a las remesas que envían los migrantes, con el propósito de obtener fondos para la construcción del muro que separaría a México de los EU.

¿Qué tan viable es esta propuesta? Conoce la opinión de Efraín Bastida, Socio de Impuestos respecto al tema.

Sobre esta promesa de la que tanto se ha hablado, y que incluso ha llegado a despertar el temor de los migrantes indocumentados mexicanos que viven en los Estados Unidos, quienes han incrementado considerablemente el envío de dinero a sus localidades de origen, podemos observar dos problemas principales:

  • El primero sería el reconocer que el dinero de las remesas, al no pagar impuestos, se considera como un recurso generado al amparo de la ilegalidad y, en ese sentido, la imposición de un impuesto significaría su legitimación.
  • Esta legitimación, a su vez, nos llevaría a una legalización del empleo, la cual implicaría el establecimiento de una serie de derechos laborales para estos trabajadores, que hoy viven en la ilegalidad.

En conclusión, al tomar dinero de las remesas, el muro se estaría construyendo con dinero ilegal.

Esta posible legitimación del empleo que pudiera darse con la imposición de un impuesto a las remesas, ¿implicaría también el reconocimiento de los derechos laborales de estos migrantes?
Más allá de las obligaciones fiscales que se pudieran generar con el reconocimiento de un trabajador indocumentado, como el pago de los impuestos a su salario, entre otros aspectos, el tema en el que más se debería poner atención es el de los derechos laborales y, derivado de éste, el de las pensiones.

De esta manera, lo primero que se tendría que hacer, antes de pretender gravar las remesas con un impuesto para financiar una promesa de campaña, sería diseñar un esquema de pensiones en el que se garantice que el trabajador cuente con los recursos suficientes al término de su vida laboral.

Y es que, actualmente, los 5.7 millones de migrantes mexicanos indocumentados que viven y trabajan en los Estados Unidos no cuentan, ni en México ni en EU, con un esquema de ahorro para su jubilación; de hecho, la mayoría de ellos, si no ahorra de manera personal, no tendrá derecho a una pensión y, en consecuencia, recursos para sobrellevar esa etapa de su vida.

Sobre este último aspecto, ¿qué tan factible piensas que sea la idea de que las autoridades mexicanas creen un esquema de retiro o pensión para los connacionales que viven y laboran en EU?
Recientemente, la Comisión Nacional del Sistema de Ahorro para el Retiro (Consar) anunció que trabaja con Western Union, compañía dedicada al envío de dinero más grande en la actualidad, para que una parte de las remesas que los migrantes mexicanos envían desde EU se destine al ahorro para su retiro.

De esta manera, un porcentaje de este dinero sería dirigido a su cuenta Administradora de Fondos para el Retiro (Afore), lo que les permitiría tener una pensión para el término de su vida laboral.

De acuerdo con la Consar, esta iniciativa, que será puesta en marcha a más tardar en el segundo semestre de este 2017, no es una respuesta a la llegada de Donald Trump a la presidencia de los Estados Unidos, sino que es un proyecto que ya se trabajaba desde tiempo atrás. Sin embargo, dada la coyuntura actual, su implementación no puede llegar en un momento mejor.

Por otro lado, de darse el caso, ¿cuáles serían las posibles consecuencias de bloquear el flujo de remesas hacia México?
Las remesas constituyen un aspecto fundamental para la economía mexicana.
En 2016, nuestro país recibió un máximo histórico de $26,970 millones de dólares en remesas, un 8.8% más que en 2015, de acuerdo con datos del Banco de México.

Actualmente, la mayoría de estos recursos se envía en pequeñas transferencias, a través de servicios como Western Union o MoneyGram.

Si la nueva administración bloquea el envío de este dinero, esto solo incentivaría el uso de canales informales y menos detectables por parte de los migrantes, como en su momento señaló la Contraloría General de los Estados Unidos.

A su vez, esto significaría una reducción significativa en los ingresos de las instituciones financieras que proveen servicios de transferencias y que, actualmente, no están obligadas a comprobar el estatus migratorio de sus clientes, requisito que podría cambiar de hacerse realidad la propuesta de Donald Trump.

Finalmente, ¿considerarías que un muro es la mejor forma de frenar la migración ilegal hacia Estados Unidos?
Un muro no ataca el problema de fondo. La mayoría de la gente, hablando específicamente de México, se va a los Estados Unidos por falta de oportunidades; en consecuencia, para atacar el problema de raíz, se debe trabajar en acciones efectivas, como generar más y mejores fuentes de empleo en las principales zonas expulsoras de migrantes del país.

¿Te resultó útil este contenido?