Mujeres abriendo el camino en el sector automotriz

Perspectivas

Mujeres abriendo el camino en el sector automotriz

Aunque diversos casos de éxito dentro de la industria, a nivel nacional, parecen mostrar un ‘terreno’ parejo para el segmento femenino, todavía existen importantes desafíos por superar.

Ciudad de México, 25 de enero de 2021.

En 1997, una joven vendedora de Nissan se tomó una fotografía con el entonces presidente y director general de dicha empresa en nuestro país. La mujer, nacida en la Ciudad de México, le dijo al CEO que, en el futuro, ella ocuparía su puesto y su oficina. Casi veinte años después, en 2016, esa afirmación se convirtió en realidad, cuando Mayra González asumió la presidencia de la automotriz japonesa en México.

En ese momento, Mayra no solo se convirtió en la primera mujer en dirigir una compañía de autos en México, sino también en la primera en estar al frente de las operaciones de Nissan Motor Company a nivel país, en 83 años de historia de ese fabricante de vehículos. Pero el ascenso de esta ejecutiva no se detuvo ahí: en 2019, fue designada directora general de ventas globales de la marca, por lo que ahora es la primera persona de origen mexicano en ocupar un puesto directivo dentro del organigrama global de la empresa nipona.  

Este es uno de los casos que mejor ejemplifica el potencial de las mujeres en el sector automotriz, una industria en la que, poco a poco, y de la mano de grandes profesionales, como Claudia Márquez (CEO de Hyundai), Maru Escobedo (CEO de BMW), Magdalena López (CEO de Renault), Rosangela Guerra (CEO de Lincoln) o Françoise Lavertú (CEO de Tesla), el talento femenino en México se está abriendo camino.

¿Qué es lo que han hecho algunas de estas mujeres dentro de la industria automotriz?

Mayra González (directora de Ventas Globales en Nissan Motor Company). Después de haber sido presidenta y directora general de Nissan México, entre 2016 y 2019, la mexicana fue designada directora global de Ventas en dicha compañía, en Japón. En 2012, fue la encargada de elaborar “el primer proyecto de la red de distribución local, que significó un aumento de más de 26 mil unidades adicionales vendidas” durante ese año, de acuerdo con un comunicado de la marca. 

Claudia Márquez (CEO de Hyundai Motor México). En octubre de 2019, al ser nombrada directora ejecutiva de la marca surcoreana, fue descrita por el CEO de su compañía en Norteamérica como una “experta en el mercado automotriz mexicano” y “una líder hábil que motiva a los equipos y genera crecimiento en ventas y mejora de la rentabilidad”. Antes de formar parte de Hyundai, fue vicepresidenta de ventas y operaciones de vehículos en Nissan Norteamérica y ha ocupado puestos directivos en BMW.

Maru Escobedo (CEO de BMW México). En julio de 2018, se convirtió en la primera persona de nacionalidad mexicana en estar al frente de la marca alemana en nuestro país. Antes de eso, como directora de MINI México, logró mantener las ventas de la marca en números positivos, a pesar de que la industria automotriz mexicana no pasaba por su mejor momento. Asimismo, como directora de Ventas, Planeación y Operaciones en BMW México, fue capaz de mantener el crecimiento de la marca no solamente en nuestro país, sino en toda Latinoamérica, con una nueva estrategia de ventas.

Magdalena López (CEO de Renault México). En 2020, bajo el liderazgo de esta mujer y a pesar de la contracción que experimentó el sector automotriz a nivel global, la marca francesa logró aumentar su porcentaje de participación en el mercado mexicano (2.56%), gracias a un portafolio de productos alineado a las necesidades del consumidor nacional. Previamente, en el cargo de directora de Finanzas de Renault México, Magda propuso una nueva estrategia de ventas de vehículos, la cual permitió que la marca entrara en una fase de crecimiento económico.

Estas historias sin duda demuestran el cambio que, en los últimos años, ha experimentado una industria tradicionalmente dirigida por hombres. Pero, ¿están siendo suficientes estos esfuerzos para impulsar el desarrollo de las mujeres en el sector? 

¿Están siendo suficientes estos esfuerzos para impulsar el desarrollo de las mujeres en el sector? 

Falta ‘acelerar’ la inclusión

La participación de las mujeres en el sector automotriz de México aún tiene grandes espacios de mejora, tanto en actividades de fabricación como en la comercialización. De acuerdo con el Censo Económico “Los hombres y las mujeres en las actividades económicas”, realizado por el Instituto Nacional de Estadística y Geografía (Inegi), los hombres representaban 63.5% del personal ocupado que hubo en 2019 dentro del subsector “Fabricación de equipo de transporte”, y las mujeres, 36.6%.

En lo que respecta al “Comercio al por menor de vehículos de motor, refacciones, combustibles y lubricantes”, el mismo censo revela que 72.3% de las personas que trabajan en este subsector eran hombres y 27.7%, mujeres.

A nivel global, la situación no es muy distinta. El estudio Women at the Wheel 2020, de Deloitte, señala que únicamente 24% de los empleados que laboran en la manufactura de vehículos de motor y de autopartes es del género femenino, mientras que, en la comercialización de vehículos, las mujeres solo representan 18% de la plantilla total.  

Pero la baja participación de este sector no es el único desafío. El estudio señala, además, que cerca de la mitad de las profesionales encuestadas (45%) señalaron que, si estuvieran por comenzar su carrera, optarían por otra industria distinta a la automotriz. Las principales razones por las cuales les resulta poco atractivo desarrollar su talento en ese ramo son: 

  1. Falta de diversidad, equidad e inclusión (64%).
  2. Falta de balance entre su vida y el trabajo (53%).
  3. Horario poco flexible (43%).

Por otro lado, en lo que se refiere a la presencia de las mujeres en puestos directivos del sector, y pese a los casos de éxito señalados previamente, el camino por recorrer también parece largo. En 2018, según la firma Catalyst, solo había 16 mujeres (8%) en los equipos ‘top’ de las 20 principales empresas el sector automotriz, enlistadas en Fortune Global 500, lo que representa apenas un incremento de 1%, con respecto a las 14 mujeres que se incluyeron en 2014.  

Pero la industria automotriz no es la única que refleja el rezago de la inclusión de las mujeres en posiciones de liderazgo. De acuerdo con el estudio “Contemos una nueva historia, contemos con #MásMujeres”, de LinkedIn, 83% de los puestos de dirección general (CEO) en México son ocupados por hombres y solo 17% por mujeres. 

La industria automotriz no es la única que refleja el rezago de la inclusión de las mujeres en posiciones de liderazgo. 

El giro organizacional

Al mismo tiempo que se vuelve evidente la necesidad de impulsar con mayor fuerza la inclusión de las mujeres en el mercado laboral, resulta indispensable llevar a cabo un cambio de ruta en la cultura organizacional que existe dentro de las empresas del sector automotriz.

Dicha transformación tiene que ver no solo con abrir caminos para que ellas tengan la oportunidad de ocupar los cargos más altos en el organigrama, sino, además, con extender las capacidades de las industrias a fin de que las mujeres puedan ocuparse de las mismas tareas que los hombres, en igualdad de condiciones salariales y sin sesgos de ningún tipo1.

Para ello, una de las consideraciones que Women at the Wheel 2020 pone sobre el tablero es, en primer lugar, la necesidad de reconocer que cada vez menos mujeres del sector están viendo cambios positivos para ellas, lo que las ha llevado a replantear su elección por esta industria y a admitir que, si pudieran volver a incursionar en el mundo laboral, optarían por otra carrera.

También, resalta la importancia de promover, desde los puestos de liderazgo, un cambio en materia de diversidad, inclusión y equidad, reconociendo los beneficios que estos aspectos pueden traer para la toma de decisiones y el desempeño financiero de las organizaciones.

Finalmente, apuntar hacia el desarrollo y crecimiento profesional de las mujeres, y aprender de otras industrias, como las de tecnología y el cuidado de la salud (sectores que lideran la retención y atracción de talento), son otros temas en los cuales se debe trabajar dentro del ámbito empresarial, de acuerdo con el análisis.   

Seguir esta ruta puede ayudar, sin lugar a dudas, a superar los desafíos que actualmente las mujeres encuentran en el sector automotriz. Como en algún momento señaló Mayra González:

El techo de cristal existe, pero lo puedes romper.

1 “Contemos una nueva historia, contemos con #MásMujeres”, LinkedIn, 2019.

Resulta indispensable llevar a cabo un cambio de ruta en la cultura organizacional que existe dentro de las empresas del sector automotriz.

¿Te resultó útil este contenido?