Seguros para Viviendas

Perspectivas

Seguro de vivienda

El escenario por venir

La naturaleza se puede convertir, en algunas ocasiones, en un verdadero problema y preocupación para el patrimonio de las personas.

México es, de acuerdo con el Banco Mundial, el país número 23 con riesgo catastrófico alto ante fenómenos naturales. Según la Asociación Mexicana de Instituciones de Seguros (AMIS), 71% de la población nacional está expuesta a dos o más riesgos relacionados con este tipo de fenómenos.

En entrevista con Jorge Jiménez, Socio Líder Seguros en Deloitte México.

Ciudad de México, 3 de octubre de 2017.

Recientemente, nuestro país fue testigo de diversos desastres naturales, los sismos del 7 y 19 de septiembre, que sacudieron a la Ciudad de México, Puebla, Morelos, Oaxaca y Chiapas, principalmente, provocando pérdidas humanas y severos daños materiales.

Las viviendas y los inmuebles afectados se contabilizaron en miles, muy pocos de las cuales se encontraban asegurados. Y es que en México, de acuerdo con la AMIS, solo 5% de las casas habitación cuentan con un seguro de daños.

Ante este escenario podemos vislumbrar, por un lado, el crecimiento de la cultura del seguro de vivienda, pues con la ocurrencia de estos lamentables eventos, la población se ha percatado de los riesgos a los que su patrimonio es susceptible y cómo un seguro puede ayudar a mitigarlos.

Por el otro lado, representa una situación que brinda a las aseguradoras la oportunidad de demostrar que cumplen y que tienen una capacidad de cobertura eficaz, es decir, que quien tiene un seguro realmente recibe un beneficio por contratarlo al momento de así requerirlo.

Sin duda, las compañías de seguros cuentan con las reservas y los reaseguros necesarios para hacer frente a este tipo de catástrofes y pagar las coberturas requeridas, por lo que no es previsible que vayan a tener problema en cubrir los riesgos que se presentaron derivados de estos sismos, siendo por otro lado, sí previsible , el que sirvan de apoyo a los asegurados y contratantes de los seguros, como un factor que coadyuva a la reparación de los diferentes daños causados por los fenómenos naturales.

Si ya cuentas con un seguro, ¿qué hacer?

La cobertura de tu seguro de vivienda te protege contra diversos riesgos, descritos en las condiciones generales del contrato de tu seguro, como terremotos, inundaciones, incendios e incluso de responsabilidad civil. Esta última cubre no solo el daño que tu propiedad te pueda generar a ti sino también a un tercero.

De igual forma, al momento de detectar un siniestro, es importante dar aviso a tu aseguradora, quien enviará un ajustador y, en el caso de la vivienda, verificará los daños que haya sufrido, derivado de los riesgos contemplados, y otorgará el respaldo deseado al asegurado.

Por esta razón, aun y cuando ya se cuente con un seguro contratado, es fundamental leer las condiciones generales y conocer bajo qué riesgos estás cubierto.

La propuesta

La baja penetración que los seguros de vivienda tienen entre la población en México responde a cuestiones como el desconocimiento que se tiene sobre sus alcances y el costo que puede llegar a tener. En ese sentido, y para incrementar su alcance, es necesario trabajar en dos aspectos.

Desde la trinchera de las compañías de seguros, se debe brindar mayor información a los asegurados al momento de contratar una póliza de seguros, sobre las características y alcances de las condiciones generales del seguro. Se trata de ser muy claros y de manera detallada, informarles sobre las condiciones de la cobertura contratada y de los riesgos cubiertos por la misma.

En lo que se refiere al asegurado, debe exigir que se le otorgue en tiempo y forma su póliza, leyéndola con gran detenimiento para conocer realmente qué es lo que su aseguradora está cubriéndole y bajo qué circunstancias, pues en la mayoría de las veces las personas desconocen estos aspectos, principalmente cuando los seguros son parte de créditos obtenidos del sector financiero.

Se trata de un trabajo que abarca a ambos lados de la moneda, tanto al sector asegurador como al asegurado, y que tiene que complementarse con una mayor promoción a nivel nacional del seguro de la vivienda, despertando entre la población la conciencia sobre los riesgos a los que su patrimonio puede estar expuesto.

Tras los    sismos que en septiembre sacudieron a diversas regiones del país, ¿qué podemos esperar ocurra con este segmento de la industria aseguradora?

¿Te resultó útil este contenido?