Con emisiones Modelado Reinventado Simplificado Cero emisiones netas

Al ayudar a conectar a esta compañía de energía con las herramientas y soluciones adecuadas, Deloitte contribuyó a lograr un futuro más ‘verde’.

La presión estaba aumentando. Con un programa de capital de 40 mil millones de dólares que depende de los combustibles fósiles, cierta compañía de energía de América del Norte comprendió que tenía que hacer frente a las emisiones de carbono. Con el fin de obtener ayuda para lograr este propósito, esta empresa acudió a Deloitte, su asesor en materia de sostenibilidad durante más de nueve años.

El riesgo fue muy real. Por un lado, La Comisión de Bolsa y Valores (SEC, por su sigla en inglés) estaba comenzando a implementar una evaluación con base en criterios Ambientales, Sociales y de Gobernanza (ASG); por otro, actualmente, la descarbonización se ha convertido en un tema de prioridad global para los inversionistas institucionales. BlackRock, la firma de inversiones más grande del mundo, anunció que ya no asignaría capital a empresas que no contaran con planes para reducir sus emisiones de carbono. Los inversionistas estaban presionando cada vez más con preguntas sobre el aumento del precio del carbono y el impacto de éste en los dividendos. Querían algo más que una declaración. Querían acciones.

Esta no iba a ser una tarea fácil. Hacer del carbono una prioridad estratégica implica cambios significativos en las operaciones, reasignación de capital a ‘activos verdes’ y un potencial de costos adicionales para sus clientes. Además, implica superar las dudas, equilibrando el factor de urgencia con el de credibilidad.

“En el pasado, abordar el cambio climático era solo una actividad de cumplimiento o de marketing. Hoy, es una cuestión de supervivencia.”  Geneva Claesson, Socia Líder de Clientes.

No obstante, habíamos calculado el riesgo de no hacer nada: un pasivo de carbono cercano a los 50 mil millones de dólares. Tomando esta cifra en consideración, la respuesta fue clara. Era hora de que esta empresa de infraestructura energética comenzara su viaje hacia las cero emisiones netas.

En la fase 1, investigamos; por primera vez, analizamos con detalle las emisiones de carbono previstas por la empresa y la posible exposición al carbono. Con nuestra herramienta Decarbonisation Solutions™, cerramos la brecha entre la ciencia del clima y la financiación. Modelamos los diversos futuros posibles ‘tirando’ de diferentes palancas, como la eficiencia operativa y las tecnologías emergentes.

“Si bien todavía queda mucho por hacer, nuestro cliente ha logrado lo más importante: situar la transición energética y las cero emisiones netas como temas prioritarios de su agenda", comentó Geneva. "Esta compañía ha demostrado a sus inversionistas que se toman en serio el cambio.”

El siguiente paso es la fase 2, que consiste en incorporar las cero emisiones netas en el corazón de su negocio y de su estrategia. En este sentido, no solo hemos ayudado a esta empresa a desarrollar planes detallados para reducir sus emisiones de gases de efecto invernadero, con objetivos a corto plazo, sino también con el fin de impulsar en el logro de sus cero emisiones netas, para 2050.

Estamos transformando su gobernanza y sus procesos, asegurándonos de que tengan las estructuras adecuadas para monitorear el progreso de las mismas y para tomar decisiones estratégicas a largo plazo sobre su futuro. En esencia, nuestro trabajo está cambiando la forma en que la que se asigna el capital y la manera en la que se realizan las inversiones, priorizando las cero emisiones netas.

Sin duda, nosotros estaremos a su lado durante este ‘viaje ecológico’, respaldándola, apoyándola e impulsándola en su camino hacia un futuro más verde y limpio.