Ideas

Comportamiento de la Generación Y 

en el mercado automotriz

Por Francisco Escudero - Director de Consultoría

Casi 2,000 millones de personas pertenecen a la denominada generación “Y” (nacidos entre 1977 y 1994) .De todas las generaciones que conforman la base de consumidores de autos, la generación “Y” está emergiendo como el segmento más grande que influencia a la industria automotriz, por lo tanto serán quienes determinen como evolucionara la oferta de vehículos hasta el fin de esta década.

Basados en un estudio del sector automotriz, realizado por Deloitte a nivel global, tanto en mercados desarrollados como emergentes, se destacan ciertos detalles muy interesantes de como ejercerá su influencia este grupo de consumidores

A nivel global el 80% de los encuestados de los mercados emergentes tienen planeado adquirir un vehículo propio en los próximos 5 años. Dentro de este grupo, la gran mayoría antepone el precio y la conveniencia para seleccionar una marca o modelo. Más allá de las marcas de lujo, el tener un auto propio, está dejando de ser considerado un símbolo de status para los consumidores más jóvenes de este segmento.  La facilidad de acceso al crédito y opciones como el leasing, están dando posibilidad que se pueda adquirir un auto nuevo con menos dificultad que la que tuvo la generación anterior.

Dentro de lo que es la conveniencia, se buscan autos de bajo consumo y que no generen altos costos de propiedad como los seguros, mantenimientos y repuestos. Los consumidores de dicha generación buscan que la oferta de las marcas les permita elegir entre varias opciones de motores que funcionen bajo diferentes fuentes de energía. A nivel global, el 30% estos consumidores estarían dispuestos a pagar hasta USD 2,000 adicionales para tener un auto que utilice fuentes alternativas de energía. En Latinoamérica, ese porcentaje se eleva sorprendentemente a 43%, pero consideran que el gobierno debiera tener un rol más protagónico incentivar a los usuarios que utilicen energía renovable.

En nuestro país, ya existe una oferta de autos híbridos, pero su alto costo aleja a los consumidores de dicha generación. Aun no se promueven políticas de reducción de impuestos para la importación de estos vehículos como se está haciendo en países vecinos, y cuando esto suceda podemos prever que este segmento crecerá dentro del resto de la década.

La generación “Y” creció utilizando tecnología dentro de su día a día, como ninguna otra generación previa, y no conciben vivir sin ella. Por lo mismo no extraña que al comprar un vehículo, este también sea un factor preponderante.  Se buscan vehículos que ofrezcan tecnología de cabina que sea de vanguardia, de fácil uso y conectividad. La velocidad con la cual evolucionan los modelos de smartphones y tablets, es menor a la que evoluciona la tecnología de cabina de un automóvil, y es esta generación la que va a impulsar que los fabricantes de autos celebren alianzas con líderes en tecnología móvil para incorporarla a sus autos tempranamente.

Otro aspecto importante para los consumidores de esta generación es la tecnología en seguridad, principalmente para evitar accidentes, como por ejemplo frenos automáticos o cámara infrarroja nocturna. En los países emergentes, el 83% de los encuestados le dieron mucho énfasis a este aspecto, justamente debido a la gran cantidad de accidentes fatales en esas geografías. En nuestro país, tener disponible esta tecnología en autos de precio razonable, permitiría disminuir en gran medida esos pequeños choques ocasionados por el tráfico, que involucran enormes cantidades de horas hombre perdidas así como de dinero en reparaciones. Es más, un auto con este tipo de tecnología de protección proactiva debiera ser menos propenso a los accidentes y las primas de seguro podrían bajar.

Podemos decir también que estos criterios de selección afectaran también al mercado de autos usados, dado que no será atractivo para los miembros de este segmento, hacerse de un auto con tecnología de más de 3 años y con mayores costos de operación, cuando tienen acceso a crédito para un auto nuevo.

Actualmente más del 50% de la población mundial vive en ciudades, y se prevé que para el año 2050, el 70 % de la población será urbana. Por lo mismo, el medio de transporte será un factor preponderante en la vida de las personas. El resultado del estudio muestra que este segmento generacional estaría dispuesto a utilizar otras alternativas de transporte que el auto propio, y esto responde a la realidad urbana. En un entorno donde las grandes ciudades presentan altos niveles de tráfico y escasos y caros espacios de estacionamiento, las opciones de utilizar transporte público o compartir transporte (car pooling) está siendo cada vez más preferida. Sumado a que ese tiempo les permite seguir conectados y ser productivos.

Sin embargo, en Latinoamérica, si bien la disposición de no tener auto propio existe, esta opción todavía no es la más popular, dado que nuestro transporte público no se compara al de los países desarrollados, y que los consumidores objetan por factores de privacidad y seguridad.

Justamente esto significa que la industria tendrá que utilizar enfoques creativos que mantengan bajos costos de mantenimiento así como de servicios novedosos que le provean mayor conveniencia a estos usuarios. Estos dos temas prevalecen como los factores críticos que influencia la decisión de la generación “Y” sobre poseer un vehículo propio o no.

Además de los factores antes mencionados, la industria automotriz tendrá que buscar oportunidades más allá de los modelos tradicionales para ganar clientes dentro de la generación “Y”

Lo que sí es concluyente es que los vehículos que manejaremos dentro de 5 años y la oferta que esté disponible estará sujeta a las tendencias que este segmento está promoviendo en la industria.

 

¿Le pareció útil este contenido?