Ideas

Haciendo que la micro movilidad funcione para ciudadanos, ciudades y prestadores de servicios

Lo pequeño es hermoso

E-scooters y bicicletas sin cadenas aparecieron repentinamente, y en gran cantidad, en los carriles que para bicicletas hay en las ciudades, mostrando una verdadera demanda para vehículos de un solo ocupante – y creando desafíos tanto para los proveedores como para las agencias del gobierno.

La micro movilidad aprovecha los espacios de las bicicletas de maneras que originalmente no se tuvo la intención, y es dentro de este pedazo de infraestructura pública que esperamos que ocurra mucha de la innovación en la industria.

Micro movilidad: de dónde viene y hacia dónde va

Múltiples criterios pueden ser aplicados para definir la micro movilidad: peso (menos de 500 kg), capacidad de pasajeros o de carga útil, tren motriz (de propulsión humana o eléctrica), velocidades o rangos máximos, y otros. Posiblemente la manera más fructífera para pensar acerca de qué es la micro movilidad y qué puede ser es en relación con la infraestructura existente: La micro movilidad constituye formas de transporte que pueden ocupar espacio junto con las bicicletas. Esto puede significar carriles dedicados para bicicletas, junto con áreas de la carretera donde de facto o de jure viajan ciclistas. Inversamente, considere qué no es micro movilidad. No es adecuada para aceras, que son el dominio de peatones y ciertos vehículos de muy baja velocidad. Y no es adecuada para carreteras ocupadas por vehículos dominadas por carros y camiones capaces de velocidades de autopista.

De manera práctica, en la mayoría de mercados hoy, micro movilidad significa scooters y bicicletas compartidas (tanto propulsadas por humanos como las de motores eléctricos, con y sin cadenas). Es decir, nuestras conversaciones con los líderes de la industria han dejado claro que solo estamos escarbando la superficie de lo que es posible en términos de forma de vehículo, tamaño, y capacidad; esperamos ver una capacidad de nuevos diseños surgiendo en el futuro cercano que estiren la definición de lo que puede ser considerado micro movilidad.

Los servicios de scooter eléctricos, en particular, han asaltado de ciudad a ciudad desde sus lanzamientos comerciales hace menos de dos años. Las tasas de adopción durante su corto tiempo en el mercado han sido impresionantes, sobrepasando lo visto por las aplicaciones de conducción durante sus primeros días. Bird tuvo 10 millones de viajes en scooter en los 12 meses siguientes a su aparición por primera vez en las calles y aceras del sur de California, mientras que los usuarios de Lime llegaron a 34 millones de viajes a través de la plataforma de vehículos de la compañía – incluyendo e-scooters, bicicletas eléctricas y de pedal, y compartir de carros – en el primer año de esa compañía. Otros se han movido rápidamente en este espacio, con los principales proveedores de viajes y fabricantes de automóviles invirtiendo en el espectro de la micro movilidad.

Haciendo que la micro movilidad funcione para ciudadanos, ciudades y prestadores de servicios

Tal y como ocurre con muchos de los problemas en el futuro de la movilidad, lo esencial del desafío de la micro movilidad típicamente radica en encontrar el balance correcto entre salvaguardar el interés público de hoy y aun así fomentar innovaciones que en últimas puedan beneficiar a los consumidores y al sistema de transporte más amplio.

¿Le pareció útil este contenido?