Análisis

¿Pueden los CEO ser no-disruptibles?

Por qué los mejores líderes de hoy son flexibles, no resueltamente firmes

Cinco características de un CEO que no es disruptible

Para entender mejor este rol cambiante del CEO – y para descubrir las cualidades y habilidades que los líderes necesitan para satisfacer las demandas de sus posiciones en el futuro – entrevistamos a los CEO de 24 organizaciones masivas, complejas, globales, en industrias que cubren banca, farmacéutica, tecnología, recursos naturales, procesamiento de alimentos, entrega de atención en salud, minorista, y fabricación. No hicimos minería de datos para los CEO que lideran organizaciones no-disruptidas – si tales compañías existen – pero seleccionamos nuestros temas de entrevista con base en el perfil organizacional y la diversidad de la industria. Nuestra misión fue intentar responder esta pregunta: ¿Qué se necesita para ser no-disruptible hoy, y qué demandará de los CEO y sus organizaciones para evitar la disrupción mañana?

Nuestras discusiones nos dieron una idea de las cabezas y los corazones de los CEO. Nosotros esperamos ver qué deseaban que pudieran hacer mejor o hacer de manera diferente para defenderse de su interpretación de la disrupción. Lo que surgió fueron 20 factores identificados como importantes para cultivar la capacidad de recuperación ante la disrupción, y cinco características que fueron particularmente importantes.

Acoja la ambidestreza

Decidir seguir más de un camino – centrarse simultáneamente en el presente, así como también en el futuro más riesgoso – puede no parecer particularmente radical.2 Aun así, los CEO que entrevistamos vieron una variedad diferente de ambidestreza: una necesidad urgente, continua, de implacabilidad y simultáneamente ejecutar tanto explotación como experimentación.

Cultive la fortaleza emocional

Los CEO necesitan desplegar – y cultivar en sus compañías – una capacidad para hacer que el miedo ante el panorama rápidamente cambiante incentive resultados más productivos, y aceptar que el fracaso es un riesgo cuando se hacen grandes apuestas.

Fomente una mentalidad de principiante

El concepto de Shoshin del budismo Zen significa “mentalidad del principiante.” En palabras de Shunryu Suzuki, “En la mentalidad del principiante hay muchas posibilidades, pero en la del experto hay pocas.” Esto captura un desafío consistentemente planteado por los CEO: ver el mundo desde la perspectiva de alguien que no sabe mucho acerca de él.

Maestro en el jujitsu disruptivo

¿Recuerdan cuando Blockbuster podría haber comprado Netflix por $50 millones y no lo hizo? El resto es historio: no una, no dos, sino tres veces Netflix ha cambiado una amenaza disruptiva en una fortaleza competitiva. La primera vez mediante alquilar videocintas y DVD por correo y generar disrupción en el modelo de ladrillo-y-cemento; la segunda vez mediante aprovechar la tecnología de streaming para canibalizar su propio negocio basado-en-correo; la tercera mediante reconocer el cambio de valor hacia contenido y decidir invertir en la creación de contenido original.

Conviértase en el último etnógrafo del usuario final

No es secreto que las compañías necesitan centrarse en sus clientes. Pero los CEO que entrevistamos hablan de un deseo de entender mejor no solo las necesidades y actitudes del cliente, sino tener perspectiva sobre la experiencia del usuario final, convirtiéndose en sus campeones de más confianza mediante descubrir sus más sutiles hábitos, deseos, y preocupaciones subconscientes.

 

¿Pueden los CEO ser no-disruptibles?
Did you find this useful?