Análisis

Modificaciones normativas a la base legal para elaboración del Plan para la vigilancia, prevención y control de COVID-19 durante la Reanudación de Actividades Económicas

Por: Juan Diego Cruz, Gerente de Deloitte Legal

Mediante Resolución Ministerial N° 239-2020-MINSA, modificada por las Resoluciones Ministeriales N° 265-2020-MINSA y 283-2020-MINSA, se aprobó el Documento Técnico denominado “Lineamientos para la vigilancia de la salud de los trabajadores con riesgo de exposición a COVID-19” que establece la estructura y medidas sanitarias generales que deben ser observadas para la elaboración del “Plan para la vigilancia, prevención y control de COVID-19 en el trabajo”.

Adicionalmente, se estableció que el mencionado Plan debía ser registrado en el SICOVID del Ministerio de Salud en forma previa a la reanudación de actividades económicas en cumplimiento de las disposiciones normativas aplicables para cada una de las Fases del Plan de Reactivación que hasta la fecha se han llevado a cabo.

De igual manera, mediante Resolución Ministerial N° 377-2020/MINSA se dispuso que el Plan bajo comentario debía ser actualizado con una periodicidad mensual en el SICOVID, sin embargo, no se establecía ningún criterio para la actualización, lo que generaba una carga para las empresas que, en el contexto actual, se encuentran en un proceso de entendimiento y adecuación a las nuevas disposiciones sanitarias de observancia obligatoria, así como también de los procedimientos operativos que deben observar para el efectivo cumplimiento normativo.

En ese contexto, mediante Resolución Ministerial N° 448-2020-MINSA se derogó la Resolución Ministerial N° 239-2020-MINSA, así como también sus normas modificatorias comentadas en el párrafo inicial del presente artículo y se aprobó un nuevo documento técnico que establece las disposiciones sanitarias generales denominado “Lineamientos para la Vigilancia, Prevención y Control de la salud de los trabajadores con riesgo de exposición a COVID-19”. La aprobación del mencionado documento técnico impacta en la elaboración del Plan para la vigilancia, prevención y control en diversos aspectos, entre los cuales los más relevantes se detallan a continuación:

  • Debe incluirse una guía breve de actividades, acciones e intervenciones.
  • El Plan y la lista de chequeo de vigilancia deberán ser accesibles a la SUNAFIL, SUSALUD, OEFA, gobiernos regionales y locales, así como también a otras entidades fiscalizadoras.
  • El control de la temperatura al momento de ingresar al centro de trabajo no será obligatorio para centros de trabajo con menos de 20 trabajadores.
  • Para la identificación de casos sospechosos o contactos directos con casos confirmados se establece un nuevo plan de acción: (i) derivar a un establecimiento de salud, (ii) evaluación por el responsable de la salud en el trabajo a fin de identificar los potenciales contactos directos, (iii) notificar a la autoridad de salud de la jurisdicción del trabajador para el seguimiento respectivo, (iv) otorgar material e información sobre prevención de contagio de COVID-19.
  • El empleador ya no tiene la obligación de realizar seguimiento clínico a distancia al trabajador dado que ahora es una recomendación.
  • En casos sospechosos de COVID-19 o contactos directos de un caso confirmado el empleador como medida preventiva y excepcional otorga un descanso médico con la firma del médico a cargo de la vigilancia de salud del centro de trabajo.
  • Las empresas y entidades públicas están autorizadas para comprar directamente y realizar pruebas serológicas a los trabajadores a su cargo.

Cabe indicar además que el Plan para la vigilancia, prevención y control de COVID-19 en el trabajo ya no se registra en el SICOVID-19, dado que ahora debe ser enviado al correo electrónico empresa@minsa.gob.pe y la actualización mensual del mencionado Plan solo procede en caso se hubiera añadido alguna nueva actividad económica aprobada en una nueva Fase de reanudación de actividades económicas o se haya producido alguna modificación en los procedimientos internos de las empresas orientados a la prevención de contagio de COVID-19 en el trabajo.

Las mencionadas disposiciones entraron en vigencia el 1 de julio del 2020.

¿Le pareció útil este contenido?