Análisis

Gestión de crisis para la empresa resiliente

Más fuerte, en forma y mejor

Las organizaciones que son expertas en la gestión de crisis adoptan un enfoque metódico para mitigar posibles crisis y gestionar las que sí surgen, centrándose tanto en la preservación como en la valorización.

Las crisis no son inevitables. De hecho, muchas son prevenibles porque los líderes empresariales inteligentes invierten en capacidades de gestión de crisis. Saben que esta fortaleza puede ayudar a sus organizaciones a evitar daños costosos y en algunas ocasiones irreparables, a las finanzas, la integridad de los empleados, la marca y la reputación. Una gestión de crisis eficaz va más allá de ser reactiva y simplemente proteger el valor existente. Para esto, debe permitir la capacidad de recuperar y empoderar la operación futura para que así salga fortalecida.

Las organizaciones que son expertas en la gestión de crisis adoptan un enfoque metódico para mitigar posibles crisis y gestionar las que sí surgen, centrándose tanto en la preservación como en la valorización. El proceso se basa en una capacidad de detección que evalúa continuamente los datos internos y externos en busca de señales de cambio o conflicto en el entorno de la empresa. Cuando aparecen tales señales, estas organizaciones saben cómo abordar la situación de una manera que evita que un incidente se convierta en una crisis. En la sociedad y la economía actuales, este conocimiento puede ser crucial para aprovechar una ventaja competitiva.

En la encuesta global de Deloitte 2018, participaron más de 500 altos ejecutivos de las áreas de gestión de crisis, continuidad de negocio y riesgos, para profundizar en las fuentes de esta ventaja competitiva. Dado que los encuestados creen que el número de crisis va en aumento, es crucial que las organizaciones estén listas para responder con agilidad a múltiples escenarios que se han ensayado y probado. Igualmente, vital es entender que se pueden evitar muchas crisis, lo que permite a las empresas centrarse en el rendimiento y el crecimiento. Quizás lo más importante de todo es la diferencia dramática en los resultados cuando la alta dirección y los miembros de la junta están involucrados, lo que demuestra la necesidad urgente de que los líderes organizacionales planifiquen y preparen las crisis, contribuyan a los planes de gestión de riesgos y participen en simulaciones de crisis y ejercicios - se puede mejorar sustancialmente la capacidad de una organización para no solo subsistir, sino también aprovechar el poder de una tormenta potencial.

Como siempre, Deloitte está lista para ayudar a su organización a desarrollar capacidades de administración de crisis más poderosas. Para obtener más información, visítenos en www.deloitte.com/crisismanagement.

Gestión de crisis para la empresa resiliente
¿Le pareció útil este contenido?