Análisis

Procedimiento para la suspensión o modificación de los pagos a cuenta del IR

Por Miguel Dávila Accinelli, Gerente de Tax & Legal de Deloitte Peru

Una preocupación actual de muchas empresas a consecuencia del Estado de Emergencia por el COVID-19 es la falta de liquidez para cumplir con los pagos a cuenta mensuales de Impuesto a la Renta.

Entre las medidas tributarias planteadas por el Poder Ejecutivo, como parte de la delegación de facultades dada por el Congreso mediante Ley N° 31011, está modificar la determinación del coeficiente para los pagos a cuenta del IR, para reducirlos o suspenderlos con el fin de que los contribuyentes tengan caja para afrontar sus obligaciones, principalmente, con los trabajadores.     

Las normas vigentes permiten a los contribuyentes realizar sólo los siguientes procedimientos para suspender o modificar los pagos a cuenta:

  • Modificación o suspensión de los pagos a cuenta a partir del periodo de mayo

 Los contribuyentes que vienen calculando sus pagos a cuenta utilizando el sistema del porcentaje (1.5%), a partir del pago a cuenta de mayo y hasta el de julio, tienen la opción de modificarlos, o de suspenderlos, en base al Estado de Resultados al 30 de abril.  Así, podrán aplicar a los ingresos netos del mes, el coeficiente que resulte de dividir el monto del impuesto calculado entre los ingresos netos que arroje dicho Estado de Resultados; sin embargo, si el coeficiente resultara menor al coeficiente del ejercicio anterior, se aplicará este último.  

De no existir impuesto calculado al 30 de abril, podrán suspenderse los pagos a cuenta, salvo que exista impuesto calculado en el ejercicio anterior, en cuyo caso se aplicará el coeficiente que resulte de dividir el impuesto del ejercicio anterior, entre los ingresos netos gravadas del mismo ejercicio.

Cabe mencionar que, para la modificación o suspensión de estos pagos a cuenta es necesario presentar la Declaración Jurada Anual del IR del año anterior, salvo que se hubiese iniciado actividades en el propio ejercicio; y también el PDT 625, respectivo.

  • Régimen aplicable a partir de agosto (Aplicable sólo a los contribuyentes que modificaron el coeficiente o suspendieron los pagos a cuenta a partir de mayo)

Los contribuyentes que hubieren ejercido la opción de modificar el coeficiente o suspender los pagos a cuenta a partir de mayo, deben realizar sus pagos a cuenta a partir de agosto de acuerdo al régimen general; es decir según el coeficiente determinado en base a los resultados del ejercicio anterior o 1.5%, el monto mayor. Esta obligación subsistirá mientras no presenten la declaración jurada que contenga su Estado de Resultados al 31 de julio, en cuyo caso podrán determinar o suspender los pagos a cuenta de los meses de agosto a diciembre que no hubieran vencido a la fecha de presentación del PDT 625 correspondiente.

  • Modificación o suspensión de los pagos a cuenta a partir de agosto y hasta diciembre en base al Estado de Resultados al 31 de julio.

Esta opción aplica a cualquier contribuyente, que no se haya acogido a la opción de suspender los pagos a cuenta a partir de febrero, marzo, abril o mayo; o a la de modificar el coeficiente o suspender los pagos a cuenta a partir de mayo.  Los contribuyentes que ejercieron esas otras opciones están sujetos a reglas particulares para sus pagos a cuenta a partir de agosto, según lo indicado en el punto anterior.

Para ejercitar esta opción los contribuyentes deben haber presentado la declaración jurada anual del Impuesto a la Renta del ejercicio anterior y no es exigible este requisito a los contribuyentes que hubieran iniciado actividades en el ejercicio. Deberán de presentar el PDT 625, correspondiente consignado el Estado de Resultados al 31 de julio.

  • Régimen excepcional de suspensión los pagos a cuenta de febrero a julio sólo para los que aplican el sistema de porcentaje y cuya rentabilidad bruta no supere 5%

Estos contribuyentes pueden acogerse a este régimen, el cual permite, previa aprobación de la SUNAT, suspender los pagos a cuenta a partir de febrero, marzo, abril o mayo y hasta julio. La suspensión es aplicable respecto de los pagos a cuenta de los meses de febrero a julio que no hubieran vencido a la fecha de notificación de la aprobación indicada. Los pagos a cuenta de los meses que ya hubieran vencido hasta la indicada fecha, deben realizarse según el régimen general. 

A partir de agosto continuará esa suspensión o deberán reiniciarse los pagos a cuenta, dependiendo ello del Estado de Resultados al 31 de julio. En tanto no se ejercite esta opción será de aplicación el régimen general.  

Como hemos señalado, el Gobierno viene evaluando modificaciones en el régimen actual antes descrito a fin flexibilizarlo para evitar una cesación en la cadena de pago de las empresas; así es probable que se den las siguientes medidas:

  1. Suspender los pagos a cuenta por los meses de marzo, abril y mayo, para todos los contribuyentes.
  2. Para el cálculo de los pagos a cuenta de los meses de junio y julio el coeficiente y/o el porcentaje se determinará tomando como base el Estado de Resultados al 31 de mayo; de no existir impuesto calculado se suspenderá los pagos a cuenta.
  3. Para el cálculo de los pagos a cuenta de los meses de agosto a diciembre el coeficiente y/o el porcentaje se determinará tomando como base el Estado de Resultados al 31 de julio; de no existir impuesto calculado se suspenderá los pagos a cuenta.

 

¿Le pareció útil este contenido?