Clasificación de riesgos: Aspectos básicos asociados a la gestión integral de riesgos    

Por Waldo Roberto, Socio de Audit & Assurance - Deloitte Paraguay

Dadas las características distintivas de los tipos de riesgo y la asignación a un responsable que lo monitoree y gestione, cobra importancia clasificarlos en grupos homogéneos de riesgo.

Para el experto Waldo Roberto, socio de Deloitte Paraguay, la primera clasificación es el estratégico, que incluye aspectos de gobierno corporativo, de la gestión del negocio e incluso, de factores externos no controlables por la organización. Entre los más importantes, se pueden encontrar la adherencia a las normas, fraude, límite de autoridad, estructura organizacional y corrupción externa.


Por su parte, los riesgos financieros incluyen aspectos comúnmente asociados a los flujos y resultados, incluyendo variables no controlables. Entre estos riesgos se hallan: performance, tipo de cambio, diversidad y costo del fondeo, necesidades transitorias de liquidez en flujos.


En cuanto a la normativa, Waldo señaló que abarca no solamente a las disposiciones regulatorias, laborales, tributarias y legales, sino también a prácticas contables u otras obligaciones contractuales a las que se hayan expuesto a la organización -cumplimiento de covenants-. “Debe focalizarse en estar preparando a la organización para responder a nuevos marcos regulatorios y, en este sentido, existen oportunidades de avanzar en nuestro país. Aún no se toma conciencia de que las contrapartes transacciones de la organización, podrían someterla a regímenes legales de otras jurisdicciones -regulaciones anti fraude y anticorrupción de otros países- “, añadió.


Por último, definió al Riesgo Operacional como aquel que no haya podido ser clasificados en alguna de las categorías anteriores; sin embargo, es materia de prácticamente una especialidad las metodologías asociadas a la buena gestión de estos riesgos operacionales. Incluye la salvaguarda de activos, socioambientales y, fundamentalmente, aspectos de tecnología de la información. En este punto, cabe señalar que el fraude corporativo ha tomado fuerza en los últimos tiempos, y una de las causas podría ser el desarrollo tecnológico y la utilización mal intencionada. Este motivo exige a las empresas a implementar fuertes sistemas automatizados de seguridad para mitigar los riesgos asociados a la tecnología, y por ende, al fraude corporativo.


Acotó que la adecuada clasificación de los riesgos permite optimizar el sistema de administración adecuada de los mismos, principalmente por las definiciones de los propietarios responsables de monitorear los indicadores del riesgo y prever la necesidad de actualización de la respuesta a los riesgos. Así se habrá avanzado en la cultura de la organización un peldaño más, permitiendo comprender sus riesgos. A través de un mejor entendimiento y gestión de riesgo, las empresas estarán preparadas para cumplir su estrategia con la seguridad de que su negocio es lo suficientemente resistente para gestionar los riesgos conocidos y responder a los inesperados.
 

Did you find this useful?