Legal Newsletter

Perspectivas

Proceso de acreditación de sujetos obligados: Primer paso en la cultura de cumplimiento de prevención de Lavado de Dinero y Activos

Legal Newsletter

Deloitte Legal

Como es de conocimiento general, los plazos de acreditación fijados por la Unidad de Investigación Financiera (UIF) para los sujetos obligados catalogados como grandes y medianos contribuyentes finalizaron en las fechas 31 de marzo y 30 de junio de este año respectivamente.

La reciente inclusión de las personas jurídicas pertenecientes a estos sectores, como sujetos obligados al cumplimiento de la Ley Contra el Lavado de Dinero y de Activos, supuso para ellos adentrarse a un escenario desconocido, el cual anteriormente estaba reservado exclusivamente para Bancos, Instituciones Financieras, miembros del sector regulado por la Superintendencia del Sistema Financiero y otras actividades específicas vulnerables.

Lo anterior, sumado a la falta de lineamientos claros por parte del ente regulador y tomando en cuenta que cumplir con cada uno de los requisitos del referido proceso de acreditación, representó para las compañías mercantiles un esfuerzo significativo, que comprendió desde la elaboración e implementación de nuevas políticas relacionadas a la prevención contra el lavado de dinero, la creación de una oficialía de cumplimiento hasta el nombramiento de una persona designada o encargada de cumplimiento, por nombrar algunos de los siete requisitos establecidos por la Unidad de Investigación Financiera, supone un verdadero reto a fin de dar cumplimiento a lo declarado y formalizado en cada uno de los requisitos de la acreditación.

Finalizado el proceso de acreditación, ¿Cuáles son los siguientes pasos a seguir en la implementación del Sistema de Prevención contra el Lavado de Dinero?

1. Reporte de operaciones

Una vez que fueron ingresados la totalidad de requisitos al portal de la UIF, fue remitido a cada compañía, un usuario y contraseña a la persona que fue designada de cumplimiento, a fin de que pudiera tener acceso al portal de reporte de transacciones reguladas y sospechosas y dar cumplimiento a una de las principales obligaciones establecidas en los artículos 9 y 9-A de la Ley contra el Lavado de Dinero y Activos; la cual podríamos definir como la obligación de “reporte”.

Sin embargo, esta obligación de reporte de transacciones reguladas y sospechosas, no se configura como la única y exclusiva obligación establecida por la vigente Ley contra el Lavado de Dinero y Activos, ya que, si prestamos debida atención al proceso de acreditación, podremos identificar que en su mayoría cada uno de los siete requisitos establecidos por la UIF, forman parte de las obligaciones contenidas en la Ley Contra el Lavado de Dinero y activos, y por lo tanto la aplicación y cumplimiento de cada uno de ellos toma un carácter imperativo.

2. Capacitación al personal e implementación de mecanismos de auditoría interna

Adentrándonos en el proceso de acreditación y en las principales obligaciones de la Ley de la materia, llama nuestra atención dos requisitos u obligaciones que suponen una aplicación o cumplimiento periódico, y nos referimos a la capacitación al personal en materia de prevención de lavado de dinero y activos establecida en el artículo 10 literal c) y el establecimiento de mecanismos de auditoria interna al cual hace referencia el mismo artículo 10 en su literal d).

Para ambos casos la Ley contra el Lavado de Dinero y Activos no ha establecido un procedimiento específico para su cumplimiento, por lo que para el caso de la capacitación, es el instructivo vigente, el cual menciona que debe realizarse de forma anual. En cuanto al alcance del personal, la ley no hace ninguna distinción de nivel o categoría de empleados, sin embargo, también el instructivo vigente menciona que debe realizarse una capacitación al personal de nuevo ingreso y aquellas áreas de atención al público y manejo de recursos, por lo tanto, dado que es el primer año de vigencia de la Ley, lo recomendable es que la capacitación llegue a todos los niveles, y se realice de forma presencial o de forma remota a través de la implementación de e-learnings u otras tecnologías que permitan la difusión de los contenidos básicos acerca de la prevención del lavado de dinero y activos.

Ahora bien, para el caso particular del establecimiento de mecanismos de auditoría interna a los que hace referencia la Ley, no podemos obviar el hecho que dentro de la estructura organizacional de muchas compañías en nuestro país, no se cuenta con un área o unidad específica designada para realizar las tareas de auditoría o control interno, lo cual podría suponer un obstáculo para el cumplimiento específico de dicha obligación.

No obstante, como se mencionó anteriormente, el legislador no estableció con claridad cuales o como se implementan estos mecanismos de auditoría interna para verificar el cumplimiento de lo establecido en la Ley.

Para dar respuesta a dicha interrogante es la práctica internacional la que nos brinda una visión más clara acerca de la implementación de estos controles internos, los cuales tienen por objetivo principal garantizar que la compañía esté cumpliendo debidamente con cada una de las obligaciones establecidas en la legislación local y con los requerimientos del ente regulador, a fin de evitar posibles contingencias y sanciones económicas o penales para la compañía y sus colaboradores. En este sentido, son admitidas las auditorías realizadas por departamentos de control interno o por terceros especializados en auditorías de cumplimientos regulatorios, que permitan la debida independencia y objetividad en el desarrollo de los controles, descubrimiento y develación de hallazgos, así como el informe del resultado de la auditoría.

Por lo anterior, podemos determinar que haber concluido con la presentación de los siete requisitos exigidos por la UIF para el proceso de acreditación como sujeto obligado, constituye solo el primer paso para el proceso de implementación del sistema de prevención contra el lavado de dinero y activos dentro de su compañía, el cual supone un reto de implementación sobre todo en aquellas obligaciones que suponen un cumplimiento periódico y recurrente, por lo que un análisis adecuado y oportuno del sistema de prevención de su compañía suponen la pieza principal para este proceso.

Elaborado por:

Roberto Polanco
Oficial de Cumplimiento
Deloitte Legal
rapolanco@deloitte.com

Para más información:

Federico Paz
Socio
Impuestos y Legal
fepaz@deloitte.com
Cosette Fuentes de Navarro
Gerente
Legal
cg.fuentes@deloitte.com
Did you find this useful?