Comunicados de prensa

Los detalles del intercambio comercial entre Uruguay y Alemania

Nota a Florencia Carriquiry en En Perspectiva

07/02/2017

En estas horas el Presidente Tabaré Vázquez, una delegación oficial y un conjunto numeroso de empresarios inician una gira europea que los llevará por Alemania, Finlandia y Rusia. En particular, mañana miércoles Vázquez será recibido en Berlín por la canciller Angela Merkel, quien señaló que esta reunión “es muy importante”, no sólo porque discutirán posibles avances en la negociación del TLC Mercosur-Unión Europea sino porque, además, y según sus propias palabras, “el potencial” de la relación entre Alemania y Uruguay “aún no ha sido explotado”.

Emiliano Cotelo (EC): Parece oportuno, entonces, analizar con más detalle la realidad actual de las relaciones bilaterales entre Uruguay y Alemania y conversar sobre las oportunidades que el gobierno y los operadores privados uruguayos van a explorar en ese mercado. Para eso estamos en contacto con la economista Florencia Carriquiry de la consultora Deloitte.

Romina Andrioli (RA): Florencia, es sabido que la Unión Europea en su conjunto es un mercado muy relevante para nuestro país… ¿Pero cuán importante es Alemania en particular como socio comercial de Uruguay?

Florencia Carriquiry (FC):  El comercio bilateral entre Alemania y Uruguay es muy significativo. Si vamos a las cifras, las exportaciones de Uruguay a Alemania en 2016 sumaron unos US$ 313 millones (si se incluye la celulosa y la soja que sale desde Zonas francas), y con ese monto se posicionó como el sexto país de destino más importante para las exportaciones de bienes de nuestro país, con una participación de casi 4% del total. Si bien el año pasado las ventas aumentaron un 4% frente a 2015, aún permanecen bastante por debajo de los niveles pico que se alcanzaron en 2013, de unos US$ 440 millones.

RA – ¿Y cómo es el mix de productos que colocamos en este mercado?

FC – El principal rubro exportado a Alemania es la carne, tal como sucede en varios de los principales destinos de exportación del país. Concretamente, las ventas de carne y despojos comestibles a Alemania alcanzaron en 2016 a unos US$ 86 millones (de las cuales unos US$ 70 millones corresponden a carne fresca y refrigerada, de alto valor). Ese monto fue ligeramente mayor al visto en 2015 y representó un 28% del total exportado al mercado alemán. En segundo lugar, el año pasado apareció la celulosa, con exportaciones por casi US$ 67 millones, es decir aproximadamente un 21% del total. Es interesante notar que en los años previos Uruguay no estaba exportando prácticamente nada de celulosa al mercado alemán, con lo cual este rubro fue el gran responsable del crecimiento de las exportaciones a este destino el año pasado.

Luego, en tercer lugar del ranking se ubicaron los cueros y pieles, con ventas por algo más de US$ 55 millones, equivalentes a un 18% del total, pese a que las ventas de este rubro vienen cayendo en los últimos años. Y un poco más abajo se ubicaron la soja y la lana (incluyendo hilados y tejidos de lana), con US$ 35 y US$ 33 millones respectivamente. La lista se completa después con otros rubros bien diversos, pero por montos notoriamente menores. Con lo cual, Romina, en definitiva, tenemos que los cinco principales rubros de exportación (carne, celulosa, cueros, soja y lana) concentraron en 2016 casi 90% del total exportado al mercado alemán…

RA – Está claro. Y si miramos ahora nuestras importaciones desde Alemania ¿Cómo vienen evolucionando en los últimos años?

FC – Las cifras de importaciones desde Alemania tuvieron un crecimiento muy fuerte en la última década. Pasaron de menos de US$ 100 millones en 2006 a un pico de casi US$ 470 millones en 2014. En los últimos dos años las compras desde este mercado bajaron y el año pasado se ubicaron en unos US$ 386 millones, lo que igualmente deja a Alemania como un mercado de origen muy relevante para nuestras importaciones de bienes, representando casi 5% del total.

RA _- ¿Y cuáles son los principales rubros en nuestras compras a Alemania?

FC – Tal como suele suceder cuando miramos la composición de nuestro comercio con los principales socios comerciales, nuestras importaciones desde Alemania están bastante más atomizadas que nuestras exportaciones hacia allí. En las cifras de 2016, los principales rubros importados fueron maquinaria y equipos de diversa índole (en dónde sobresalieron por su importancia los motores y generadores eléctricos y sus partes, que representaron en total un 23% del total), luego otro rubro importante fueron las estructuras y construcciones de hierro y acero (que significaron casi 10% del total) y un poco más abajo aparecen los automóviles y los medicamentos (cada uno con una participación de aproximadamente 5% del total). Por debajo de estos rubros aparece un sinfín de productos manufacturados de la más diversa índole.

RA – Entonces, Florencia, ¿Cómo es nuestra balanza comercial con Alemania?

FC _- Como decía antes, en 2016 tuvimos exportaciones por unos US$ 313 millones e importaciones por unos US$ 386 millones, con lo cual la balanza fue deficitaria para nuestro país por unos US$ 73 millones. Tradicionalmente nuestra balanza comercial con Alemania ha sido deficitaria, aunque tuvimos entre 2008 y 2013 un período de superávit comercial con este destino, que volvió a revertirse a partir de 2014. El déficit del año pasado es de todos modos bastante menor al que tuvimos en los dos años anteriores.

En este sentido, Romina, hay que tener presente que Alemania es un exportador muy fuerte a nivel mundial y pese a ser un mercado enorme tiene un saldo comercial superavitario con el mundo… exporta más de lo que importa.

RA –  A la luz de estas cifras, entonces, y de cara a esta visita oficial que comienza mañana, ¿Qué oportunidades tiene nuestro país para ampliar las relaciones comerciales con Alemania?

FC – A ver, sin dudas que Alemania es un mercado de enorme atractivo para nuestro país. Recordemos que se trata de la quinta economía del mundo en términos de PBI y la primera de Europa. Es además el país más poblado del continente europeo y tiene una población de gran poder de consumo, con lo cual se trata de un socio comercial muy valioso para cualquier economía del mundo.

Sin dudas en esta visita nuestro país va a intentar aprovechar la oportunidad de levantar nuevamente el tema del acuerdo Mercosur- Unión Europea, pero más allá de eso hay mucho espacio para ahondar las relaciones bilaterales de Uruguay con Alemania. Nuestro país tiene ya exportaciones significativas de commodities (y es importante seguir aumentando nuestras oportunidades allí) pero deberíamos aprovechar también este tipo de visitas para apuntalar otros rubros menos tradicionales…

RA – ¿Cuáles, por ejemplo, Florencia?

FC – A ver… En un informe reciente realizado por Uruguay XXI, justamente de cara a esta gira europea, el organismo identifica, a partir de una metodología técnica que no viene al caso explicar, una serie de sectores en los cuáles Uruguay y Alemania se complementan en términos comerciales. Allí están, por ejemplo, algunas sustancias químicas, productos de plástico y caucho, algunos productos alimenticios y bebidas, algunos productos metálicos y productos agrícolas menos tradicionales, como por ejemplo los arándanos, la miel o las semillas (por mencionar los más relevantes). Ese tipo de oportunidades deben explorarse… Encontrar nichos de mercado en un mercado tan grande como el alemán puede suponer una gran diferencia para estos rubros.

Y, por otra parte, Romina y más allá de lo comercial, también deben explorarse las oportunidades para incrementar las inversiones alemanas en nuestro país.

RA – Eso iba a preguntarte, Florencia. ¿Qué oportunidades puede haber en materia de captación de inversiones?

FC –  Seguramente varias… La inversión alemana ha venido creciendo en nuestro país en los últimos años y hoy ya tenemos varias empresas de capital alemán instaladas en Uruguay… varios laboratorios (como BASF, BAYER o Boehringer Ingelheim), también empresas de transporte y logística (como DHL o Hamburg Sud) y otras de maquinaria, de telecomunicaciones y más recientemente también de energía eólica. El gobierno está procurando dar impulso a varios proyectos grandes inversión de infraestructuras a través del mecanismo de Participación Publico Privadas y en eso muchas empresas alemanas podrían encontrar interés en participar…

Y, finalmente, Romina, estas giras son siempre oportunidades para estrechar lazos también de cooperación en temas de innovación e investigación… Con lo cual, en definitiva, se trata de una visita oficial por demás interesante, que esperemos genere buenos frutos para Uruguay.

¿Encontró útil este contenido?