Comunicados de prensa

¿Cómo está evolucionando la actividad económica en el comienzo del año y cuáles son las perspectivas?

Nota en En Perspectiva a Javier Glejberman

19/5/2016

EMILIANO COTELO (EC):

En los últimos días se divulgaron algunos indicadores de actividad económica que reflejan un panorama complejo en nuestra economía.

Según datos de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios, en el primer trimestre del año las ventas cayeron en casi todos los rubros que se relevan en la encuesta. Por otro lado, la información disponible para los primeros meses de 2016 continúa mostrando una situación delicada en la industria manufacturera. Con estos datos sobre la mesa, nos pareció oportuno poner el foco en la marcha de la actividad económica y en las perspectivas para lo que resta del año. En los próximos minutos conversamos con el economista Javier Glejberman, de la consultora Deloitte.

ROMINA ANDRIOLI (RA):

Javier, si te parece, comencemos comentando los principales resultados de la última Encuesta de la Cámara Nacional de Comercio y Servicios... ¿Cómo vieron esas cifras?

JAVIER GLEJBERMAN (JG):

Los resultados de la última encuesta de la Cámara fueron francamente malos y confirman que el panorama del sector comercial es realmente negativo. Digo que confirman porque en 2015 la actividad comercial tuvo un año malo y los datos de esta última encuesta (que refieren al primer trimestre del año) vuelven a ser decepcionantes.

Hay un indicador que resume rápidamente la situación, que es el índice de difusión... Este índice mide la cantidad de rubros comerciales que logran aumentar las ventas frente a un año atrás... Y en esta última encuesta ese indicador dio 4%, lo que es lo mismo que decir que solamente uno de los 26 giros comerciales que mide la Cámara logró mayores ventas en este primer trimestre en relación al primer trimestre de 2015.

RA  -  Parece un dato realmente muy preocupante. ¿A ustedes les llama la atención o es algo esperable a la luz del contexto económico que tenemos hoy?

JG  -  No nos llama la atención porque, como decía previamente, el deterioro de la actividad comercial es algo que se viene dando desde el año pasado... De todos modos, la velocidad con que se está deteriorando la actividad comercial sin dudas que preocupa. Tengamos en cuenta que el índice de difusión a fines de 2014 y principios de 2015 estaba en 50%, lo que significa que la mitad de los rubros de comercio estaban creciendo y la otra mitad no... Pero ahora, como comentábamos recién la situación es de caídas generalizadas a nivel de los distintos rubros.

De todas maneras, estos datos son consistentes con la evolución de las variables que más afectan al consumo... Pensemos que hace ya más de un año que el empleo no crece (de hecho en 2015 se perdieron 28.000 empleos) y que el desempleo se consolidó en niveles del orden de 8%... El salario real está creciendo a un ritmo notoriamente más bajo que el de años previos y la inflación pasó la barrera del 10%.

Todos estos elementos hacen que la percepción del consumidor sobre el contexto actual sea más negativa y que tenga una menor predisposición a consumir (sobre todo de bienes que no sean indispensables)... De hecho, el índice de confianza del consumidor que elaboran la Universidad Católica y Equipos Mori cayó sistemáticamente durante el año pasado y actualmente se ubica en los valores más bajos desde que se elabora el índice. Dicho de una manera más simple, parecería que los consumidores están “ajustando el cinturón” y menos confiados sobre la situación económica.

Por último, Romina, estamos viendo también una disminución de la inversión y por lo tanto también hay una caída de la actividad comercial entre las empresas.

RA  -  Javier, la caída de las ventas está siendo prácticamente generalizada... Pero, ¿a qué ritmo están cayendo las ventas? ¿Qué matices hay a nivel de los distintos rubros comerciales?

JG  -  Bueno, matices efectivamente hay, pero es lógico que los haya por el tipo de bienes que vende cada giro. Con esto me refiero a que hay rubros que evolucionan muy en línea con la economía en general, es decir con el PBI... Esos rubros son típicamente los que venden bienes no durables o semidurables como los supermercados... Pero hay otros rubros cuyas ventas pueden aumentar o bajar mucho más en relación a lo que varía el PBI... Son rubros relacionados con la inversión o que venden bienes durables como los electrodomésticos o los automóviles...

Entonces, teniendo en cuenta esto, es lógico que haya matices en el desempeño de los rubros comerciales... Si bien tenemos caídas generalizadas, lo que cambia es la intensidad de las caídas... Por ejemplo, las ventas de los supermercados cayeron 3% en 2015 y 2% en el primer trimestre de este año, mientras que las ventas de electrodomésticos cayeron 15% en 2015 y 3% en el comienzo de 2016... Las ventas de autos 0km bajaron 8% el año pasado y 25% en este primer trimestre...

Pero, reitero, es razonable que esto sea así... Los automóviles y electrodomésticos son productos con una vida útil mayor, que implican desembolsos mayores y por tanto tienden a aumentar mucho en contextos favorables (recordemos que hace algunos años teníamos ventas récord de autos por ejemplo), pero también tienden a caer de forma intensa en momentos más complicados. Y también son muy dependientes de lo que sucede con el dólar, porque un dólar más alto encarece los bienes importados como los autos y electrodomésticos.

De manera similar, los rubros más asociados a la inversión de las empresas están cayendo en forma fuerte. Por ejemplo, las ventas de las ferreterías mayoristas y las de maquinaria agrícola bajaron más de 20% en el comienzo de este año.

RA  -  Te propongo ahora repasar la situación de la industria manufacturera. ¿Qué evaluación hacen de los últimos datos publicados por el Instituto Nacional de Estadística?

JG  -  Cuando se miran los datos mes a mes, en este 2016 observamos cierta mejora en la industria manufacturera, pero es una mejora muy muy leve y que no cambia en absoluto el diagnóstico negativo de la industria.

En el primer trimestre del año la industria creció 1,7% frente primer trimestre de 2015, pero en ese aumento tiene una incidencia clave el incremento en la producción de pulpa y de la refinería (de 15% y 13%)... Si excluimos del análisis a estas dos ramas y a la de alimentos diversos (que reflejan básicamente la actividad de unas pocas empresas muy grandes), el resto de los sectores (lo que en Deloitte llamamos el “núcleo de la industria manufacturera”) tuvo una caída de la producción de 3,4% en el primer trimestre. Y dentro de este núcleo tenemos que la caída de la producción es bastante generalizada, dado que solamente 30% de las ramas que lo integran crecen y el restante 70% muestra caídas frente a un año atrás.

RA  -  Javier, ¿tendremos, entonces, un dato de PBI malo en el primer trimestre del año?

JG  -  Los datos que comentamos antes no son muy alentadores, pero el PBI engloba muchas más actividades y algunas de ellas, por ejemplo el turismo, tuvieron un desempeño positivo en el comienzo del año... El número de turistas subió 19% frente al primer trimestre de 2015 y el gasto de estos turistas creció 9% en términos reales.

De todas formas, en Deloitte computamos un indicador sintético que construimos a partir de muchas fuentes de información relacionadas con la actividad económica, que incluyen las que recién comentamos pero también otros datos como la recaudación tributaria, datos de comercio exterior y de actividad en la construcción por mencionar algunos ejemplos... Y la señal que se obtiene a partir de estos datos es que el PBI probablemente continuó estancado en el primer trimestre del año.

RA  -  Para ir terminando, con estos datos a la vista, ¿qué proyecciones manejan para el conjunto del año en materia de crecimiento económico?

JG  -  Nuestras proyecciones apuntan a una variación nula del PBI en el conjunto de 2016, es decir una economía estancada... Recordemos que el año pasado la economía creció solamente 1% y con un impulso importante de la planta de Montes del Plata, un impulso que en 2016 no va a estar... A eso se suma el efecto negativo de las inundaciones que afectan al sector agropecuario y a algunos sectores relacionados. Y más allá de estos efectos puntuales, lo cierto es que tenemos un contexto internacional negativo para Uruguay, un contexto regional también muy complicado y a nivel doméstico varios desequilibrios económicos que mientras no se corrijan no van a permitir que Uruguay retome una senda de crecimiento firme.

¿Encontró útil este contenido?