Comunicados de prensa

Mercados internacionales - Comienzo de año preocupante

Entrevista en En Perspectiva a Javier Glejberman

ROMINA ANDRIOLI (RA) —Los mercados internacionales arrancaron el año de manera turbulenta. El centro de las tensiones estuvo nuevamente en China con caídas muy importantes de la bolsa, pero el desplome rápidamente llegó a otras plazas financieras y también se observaron nuevas caídas del precio del petróleo.

¿Cuáles son las novedades en China? ¿Cómo puede afectar esta turbulencia en los mercados a la economía mundial? ¿Qué debemos mirar desde nuestro país? Enseguida les proponemos conversar sobre este tema con el economista Javier Glejberman, de la consultora Deloitte.

Javier, te propongo repasar lo que sucedió en China en el arranque del año, porque allí comenzó el desplome de los mercados, ¿verdad?

JAVIER GLEJBERMAN (JG) —Como tú decís Romina, el comienzo turbulento de los mercados en este año se originó en China… Allí tuvimos fundamentalmente dos factores que dispararon las tensiones…

Por un lado, se divulgó un indicador de actividad de la industria que mostró que los niveles de producción cayeron en diciembre por décimo mes consecutivo… Es un índice que no es del todo preciso porque se arma en base a encuestas, pero que en cualquier caso muestra un mal comportamiento de la industria manufacturera en China…

De todas maneras, esto no es algo que nos sorprenda demasiado… A esta altura es bien sabido que China se está desacelerando y que lo seguirá haciendo… Mañana se divulga una actualización de las proyecciones del FMI (habrá que ver cuánto revisa las cifras de China), pero hace poco se publicaron las estimaciones del Banco Mundial, que recortó las proyecciones de China y espera un crecimiento del PBI de 6,7 % para este año y de 6,5 % para 2017.

Aun así, parecería que ese dato de alguna manera fue “disparador” o “coordinador de expectativas” para que la bolsa de China registrara fuertes pérdidas… De hecho, en dos jornadas la operativa bursátil fue suspendida dado que regía una medida que determinaba que cuando las pérdidas diarias alcanzaban a 7 % la actividad debía ser suspendida… Y entonces, al cabo de dos semanas de 2016, la bolsa de China se desplomó 18 %… Un ajuste muy relevante.

RA —Javier, recién dijiste que había dos factores detrás de este desplome y mencionaste el indicador de la industria… ¿Qué otro elemento hay en el diagnóstico?

JG —El otro punto que generó alarma fue que el Banco Popular de China decidió devaluar en 0,5 % la paridad de referencia para el valor del yuan frente al dólar… Recordemos que las autoridades fijan día a día una paridad central y sobre ese valor el tipo de cambio puede fluctuar más/menos 2 %… Si bien una devaluación de 0,5 % no es un movimiento demasiado relevante, comenzó a hablarse de que ésta podría ser la primera de una serie de devaluaciones adicionales para ganar competitividad y eso generó mayor nerviosismo.

En este contexto, el yuan se depreció pero luego los bancos públicos que operan en el mercado offshoresalieron a vender dólares y el yuan volvió a apreciarse… En definitiva, más allá de los movimientos de corto plazo, lo que marcan estos acontecimientos es el desafío que tiene China de seguir transitando hacia una economía más regida por las fuerzas del mercado, en un marco de debilitamiento de la actividad económica y de salida de capitales… Según estimaciones de analistas internacionales, en 2015 habrían salido capitales de China por un monto mayor a 500.000 millones de dólares.

RA —Javier, hace tan sólo dos semanas hablábamos sobre el precio del petróleo y la caída que tuvo en 2015… En este arranque de año se volvieron a ver descensos importantes y el viernes la cotización del barril cerró por debajo de 30 dólares… ¿Cómo se explica este nuevo ajuste?

JG —Los factores estructurales son los mismos que comentamos en esa oportunidad… Hay una situación de sobre oferta que parece que no se va a corregir demasiado rápido y eso presiona los precios a la baja…

En el corto plazo, lógicamente que esta mayor preocupación por China (en la medida que es un consumidor muy importante de petróleo) incide en esta nueva corrección a la baja que tuvimos y que no es nada menor… Como tú decías, la cotización del petróleo cerró el viernes por debajo de 30 dólares, lo que deja una caída de 20 % en tan solo dos semanas.

A su vez, a nivel de prensa también se mencionaba (sobre todo para explicar las caídas del viernes que fueron particularmente fuertes) el hecho de que es muy probable que se le levanten a Irán las sanciones económicas que tenía por el programa nuclear y eso habilitaría a este país a producir en mayores cantidades, agregando por tanto un volumen importante a la oferta de crudo a nivel mundial.

RA —¿Y qué pasó con otros commodities, Javier? ¿Hubo ajustes tan importantes como en el caso del petróleo?

JG —En algunos casos hubo caídas relevantes… No tanto como las del crudo, pero fuertes igual… Por ejemplo, en el caso del mineral de hierro el descenso fue de 8 %, en el caso del cobre de 9 %… En relación a los granos, se vio una caída de 7 % del arroz, pero en otros granos como el trigo, la soja y el maíz las cotizaciones se mantuvieron estables…

Allí algunos analistas internacionales hacen hincapié en el cambio en el patrón de crecimiento que está buscando el Gobierno chino que intenta depender menos de la inversión y fomentar más el consumo interno… Por ese motivo, cuando aparecen episodios de tensión en relación a China, argumentan que se pueden ver más resentidos los metales o la energía y no tanto los alimentos como los granos.

RA —Javier, volviendo al tema de las bolsas… Los índices accionarios cayeron de forma generalizada… ¿Cómo se explica este comportamiento? ¿De qué magnitudes fueron las caídas?

JG —Las pérdidas de las bolsas a nivel internacional fueron muy fuertes… En EEUU los índices Dow Jones y el S&P 500 cayeron 8 % en lo que va del año, en Japón la bolsa retrocedió 10 % y en Europa los índices de España, Alemania e Italia bajaron entre 10 % y 11 %… En los mercados emergentes uno de los más golpeados fue Rusia que tuvo una caída de la bolsa de 14 % y en nuestra región la bolsa de Argentina bajó 14 % y la de Brasil 11 %.

En definitiva, tenemos un panorama de caídas bien generalizado, que se da por varios motivos… Por un lado, problemas en China que es la principal economía emergente, impactan en toda la economía mundial y por ende en los mercados…

Y luego está el tema del petróleo… Este desplome de precios deja peores perspectivas para las empresas del sector… De hecho, algunas empresas están anunciando planes de recortes en la inversión y en la producción y eso golpea directamente a las acciones de ese sector pero también de forma generalizada a las bolsas… Sin ir más lejos, Petrobras anunció un recorte de las inversiones de 25 % para los próximos cinco años…

Y el otro punto es que precios de petróleo tan bajos son una muy mala noticia para varios países que dependen del petróleo y que pueden llegar a tener problemas macroeconómicos relevantes con este escenario de precios… Eso también contribuye a explicar la mayor inestabilidad en los mercados en general…

RA —Para terminar… ¿Cómo debemos ver este tema desde nuestro país? ¿Qué impactos podemos esperar?

JG —A nuestro juicio, el arranque turbulento de los mercados refleja los frentes de riesgo que hay en la economía mundial… La desaceleración y la mayor inestabilidad financiera en China afectan la actividad económica a nivel global y refuerzan las presiones a la baja sobre los precios de las materias primas… Sin dudas que para nuestro país la caída del precio del petróleo es beneficiosa, pero como comentábamos antes impacta sobre varios países emergentes y puede contribuir a consolidar una mayor percepción de riesgo… De hecho, con datos al jueves, el riesgo país de Colombia subió más de 50 puntos básicos en lo que va del año, aumentó 45 puntos en Argentina y en Uruguay subió 40 puntos hasta alcanzar cerca de 290 puntos básicos.

Y por otro lado, esta mayor inestabilidad en los mercados refuerza la tendencia de apreciación que ya viene mostrando el dólar hace un tiempo… En lo que va del año el dólar subió de forma generalizada y nuestro país no fue la excepción… Con el Banco Central interviniendo en menor medida en el mercado, en el transcurso del año el dólar el tipo de cambio subió casi sin interrupciones y cerró el viernes en $ 30,77, lo que significa un aumento de 3 % frente al cierre del año pasado.

¿Encontró útil este contenido?

Temas relacionados