Noticias

Deloitte Generation visitó Silicon Valley

Gonzalo Lema, Gerente de el área de Consultoría en Deloitte, participó recientemente de la Misión de la industria TIC a Estados Unidos, con el objetivo de reforzar las habilidades del sector a través de experiencias transformadoras en el país líder en innovación tecnológica, emprendimiento y capital de inversión

¿En qué consistió el viaje? 

Como Consultora queremos posicionarnos cada vez más en TI.  El objetivo es profundizar nuestro conocimiento sobre la industria de TIC, generar relaciones con los principales actores (empresarios, gobierno, emprendedores) que participan, y fundamentalmente entender cómo funciona el ecosistema de Silicon Valley para acompañar el desarrollo que tiene esta industria en Uruguay. 

¿Cómo estamos en Uruguay en comparación a la innovación digital en la costa Oeste de USA? 

Claramente Silicon Valley es el caso paradigmático de ecosistema de innovación digital “maduro”. En este sentido, tenemos mucho de que aprender y mucho para desarrollar. Creo que el principal diferencial que hay aquí, es que la innovación no hay que explicarla, no hay charlas de innovación, ellos la viven como algo natural. Tener una startup, fracasar, volver a intentarlo, que te vaya más o menos, y recién en el enésimo intento tener un éxito, lo viven como algo de todos los días, es el curso natural. Hay poca aversión al riesgo y al “fracaso”, de hecho, ellos viven el fracaso como un aprendizaje y crecimiento. Suena a cliché pero en Silicon Valley lo ves y lo palpás, y por lo tanto entendés que es así de verdad. 

Por otro lado, lo que han construido, es un verdadero ecosistema que fomenta y permite desarrollar la innovación debido a distintos factores clave: Buen clima de trabajo, emprendedores jóvenes, Inversores, Universidades y la Colaboración entre todos los actores del ecosistema.

 

  ¿Qué 3 grandes aprendizajes te traés en la valija? 

1.       Oportunidades: las tecnologías avanzan exponencialmente, y nadie puede predecir la magnitud y el impacto que las mismas tendrán en nuestras sociedades, economías, formas de relacionarnos, mundo del trabajo, etc. Tenemos que entender que ese mundo está lleno de oportunidades, y desde nuestros países (Latinoamérica) tenemos grandes oportunidades para la industria de TIC para apalancar el desarrollo y los cambios que se vienen.

Tenemos que aprovechar nuestras ventajas competitivas (bajo costo, buenos recursos de TI, posibilidad de trabajar remotamente) para no perdernos este tren.

Otros países emergentes lo están haciendo claramente. Solo hay que mirar el campus de Stanford para ver la cantidad de estudiantes asiáticos que hay. 

2.       Ecosistema innovador: es el gran desafío que tenemos. No funcionar por impulsos, sino con una mirada estratégica, que permita desarrollar un ecosistema que fomente la innovación. No para copiar a Silicon Valley, o a Israel, sino para generar nuestra propia versión, en la que es mandatorio que gobierno, emprendedores, inversores, y universidades trabajen mancomunadamente. Pensando en clave regional, creo que nuestro eslabón más débil está en la falta de inversores de riesgo que apuesten a estos emprendimientos (ej: Venture Capitals). 

3.       Cultura del trabajo: no hay que comerse la pastilla de que acá todo es fácil. De que entrás a Google, jugás al ping-pong y ganás U$S 150 K al año. Acá le va bien a la gente que tiene cultura de trabajo duro, que no se agota, que no renuncia. Ellos tienen muy claro que sobreponerse y aprender de los fracasos es el camino hacia el éxito.

¿Encontró útil este contenido?