Análisis

El desarrollo del Comercio Electrónico

El impacto que está teniendo en la forma de hacer negocios a escala mundial

Artículo elaborado por Gonzalo Lema, Gerente de Estrategia & Operaciones de Deloitte en la revista Ingeniería de la Asociación de Ingenieros del Uruguay

Introducción

El desarrollo del Comercio Electrónico, conocido habitualmente como eCommerce, está teniendo un impacto sin precedentes en la forma de hacer negocios a escala mundial, tanto para empresas como para consumidores. Mediante este canal, las compañías tienen la posibilidad de maximizar sus utilidades mediante la oferta y venta de sus productos y servicios bajo la modalidad “Antyme, Anywhere” (en cualquier momento y en cualquier lugar). Los consumidores también se ven beneficiados pues pueden realizar compras o al menos tomar decisiones de compras en forma relativamente segura a través de un  dispositivo con conexión a Internet como por ejemplo PC, Tablet o teléfono inteligente. Hay además otros actores involucrados, que han tenido que adaptarse rápidamente ante esta nueva modalidad pujante de comercio, como ser los proveedores de software, las empresas de encomiendas, los organismos reguladores, entre otros.

Contexto actual

Los países llamados “desarrollados” han tenido en los últimos años un crecimiento exponencial en la cantidad y montos de este tipo de transacciones. En muchos de estos países, las ventas a través de la web superan el 10 % del total de ventas asociadas al consumo de bienes y servicios. La situación en los países emergentes es mucho más heterogénea, con una fuerte dependencia de factores principalmente tecnológicos, culturales y económicos. Desde una perspectiva regional, el fuerte impulso de las economías latinoamericanas en la última década, en conjunto con el desarrollo de infraestructura tecnológica, han permitido que hoy estemos atravesando un verdadero “boom” del Comercio Electrónico. Uruguay no está ajeno a esta tendencia, por el contrario, en los últimos 3 años el crecimiento ha sido muy vigoroso  y se han sentado las bases para que el mismo sea sostenido, aunque aún persisten algunos desafíos que deberán ser encarados rápidamente y en forma efectiva por los distintos actores involucrados, de forma de aprovechar y potenciar las ventajas que ofrece el eCommerce para los consumidores,  empresas y la economía en general.

Avance Regional

Según el Instituto Latinoamericano de Comercio Electrónico (ILCE), el desarrollo del Comercio Electrónico tuvo en el año 2013 un crecimiento más que destacado, con ventas por más de U$S 70.000 millones, lo cual representa un incremento del 28,5 % con respecto al año 2012. Brasil, México, Argentina y Chile, por el tamaño de sus economías, son los que aportan en términos absolutos mayor volumen de ventas. No obstante, en términos relativos Uruguay tiene un muy buen posicionamiento, aunque deberá asumir algunos desafíos en el corto y mediano plazo para afianzar su liderazgo.

Uruguay y el Comercio Electrónico

Nuestro país  en los últimos años ha construido bases sólidas para el desarrollo del Comercio Electrónico. Desde el punto de vista tecnológico, lidera varios rankings a nivel regional en materia de TICs, lo cual no resulta extraño teniendo en cuenta que: a) la tasa de penetración a internet es mayor al 60 %, b) en el 80 % de los hogares hay al menos una computadora, c) hay más celulares con acceso a Internet que personas y d) de cada 10 nuevas líneas de celulares 7 son de teléfonos inteligentes. Por lo tanto, están asentadas las condiciones de infraestructura tecnológica que permiten en forma potencial el uso masivo de medios electrónicos para realizar transacciones comerciales.

Según el “Perfil del Internauta” (Estudio del Grupo Radar, año 2013), más de 630 mil uruguayos compraron alguna vez por internet, un 54 % más en comparación con el 2010. Es razonable pensar que este crecimiento no sólo se explica por el mayor acceso a tecnologías, sino también por una creciente confianza por parte de los consumidores en este canal, además de una oferta más interesante por parte de empresas que ofrecen sus productos en la web, en muchos casos con descuentos muy atractivos para el consumidor. De hecho, durante los años 2011 y 2012, fue evidente la incorporación de nuevos “compradores electrónicos” gracias al uso de los sitios de venta de cupones como Woow y Groupon. Uruguay además cuenta con emprendimientos locales que hoy son considerados como casos de éxito a nivel internacional, tal es el caso de PedidosYa, una plataforma electrónica para facilitar la compra y entrega de comidas, que ha tenido un notable éxito no sólo aquí sino también en otros países de la región. Durante el año 2013, además, hubo un fuerte crecimiento en las compras realizadas desde el exterior mediante la combinación del uso de plataformas internacionales como eBay o Amazon, y couriers locales que dan una solución logística para el envío de encomiendas. De hecho, esta situación propició la implementación de cambios normativos durante los últimos años para regular dicha actividad.

Desafíos  y perspectivas a nivel local

Si bien el Uruguay está siendo partícipe activo del “boom” regional del Comercio Electrónico,  hay algunos desafíos que actualmente no están resueltos.

El Comercio Electrónico se puede ver como una cadena con varios eslabones: compradores, sitios web, medios de pago, empresas que venden bienes y servicios, empresas de encomiendas, entre otros. En cada eslabón hay uno o más involucrados que juegan un rol, el cual básicamente está dado por lo que “ofrecen” para garantizar la solidez de la cadena. Si analizamos la “cadena” de Comercio Electrónico en el Uruguay, hay algunos eslabones que es necesario fortalecer con respecto a lo que cada actor “provee” u “oferta”, sobre todo si queremos tener un crecimiento sostenido en los próximos años y un buen posicionamiento regional y global,  considerando un aspecto que permanecerá invariable: somos un país pequeño.

Primeramente, existe poca oferta por el lado de las empresas que venden bienes y servicios, siendo  relativamente pocas las empresas que disponen de carritos de compra online. Esto se debe principalmente a que para las medianas y pequeñas empresas de consumo, no está claro que el ROI (Retorno de la Inversión) justifique la implementación de una solución de eCommerce, teniendo en cuenta además que en muchos casos necesitarán adaptar sus procesos de negocio, por ejemplo a nivel de la logística, sistemas de facturación, políticas de entregas y devoluciones.

Si bien las dificultades planteadas no son menores, las perspectivas en cuanto al desarrollo del Comercio Electrónico en el Uruguay son en general optimistas y dependerán en gran medida de cómo actúen los principales involucrados en la industria, ya sea de forma individual o colectiva, para afrontar dichos desafíos  y otros que irán surgiendo con el devenir de esta modalidad de compras, la cual llegó para quedarse.  En este sentido, la llegada a Uruguay del evento internacional eCommerce DAY en el año 2012 (este año ya va por su tercera edición), así como también el desarrollo de distintas iniciativas impulsadas por organizaciones como la CUTI y AGESIC, son sin dudas elementos auspiciosos en relación a los retos planteados. 

¿Encontró útil este contenido?

Temas relacionados