Expuesto Escuchado Hackeado Atendido Empoderado

Para derrotar a un hacker, comience pensando como tal.

"¿Se puede imaginar que conduciendo su automóvil a 120 km/h en invierno, el líquido limpiaparabrisas comienza a rociar y los limpiaparabrisas no funcionan debido a una brecha de seguridad? Ese es el tipo de escenario que tenemos que prevenir”, dice Peter Wirnsperger, socio de Deloitte Alemania, al explicar cómo los hackers podrían posiblemente violar el sistema tecnológico de un automóvil a través de un teléfono inteligente conectado.

En un sótano oscuro de Alemania, un equipo de hackers de “sombrero blanco” estaba trabajando duro. Habían pasado semanas tratando de encontrar debilidades en automóviles técnicamente avanzados.

No es de asombrarse que los delincuentes busquen constantemente formas de irrumpir las ciberdefensas del mundo. Y ahora, a medida que los automóviles se vuelven más informatizados y conectados, los hackers se han propuesto encontrar nuevas formas de robar o controlar vehículos de manera remota.

Afortunadamente, este equipo de hackers estaba en el lado bueno: los profesionales de evaluación de riesgos y tecnología cibernética de Deloitte, trabajando junto con algunos fabricantes de equipos originales (OEM por sus siglas en inglés), no solo identificaron las protecciones cibernéticas necesarias para los nuevos modelos, sino que también cambiaron el juego en cómo abordaría la empresa la seguridad automotriz en el futuro.

 

"En Alemania no tenemos dos palabras diferentes para 'safety' y 'security'. Nuestra palabra 'Sicherheit' incluye ambos significados".

Deloitte Cyber Risk

Los automóviles de hoy tienen en promedio más de 100 computadoras a bordo que controlan funciones clave como frenos, cinturones de seguridad y sistemas de advertencia; pero a medida que la tecnología se vuelve más compleja y la industria avanza hacia los vehículos autónomos, crece la necesidad de una ciberseguridad inquebrantable. En pocas palabras, cada nuevo avance tecnológico trae consigo una nueva generación de atacantes cibernéticos.

Los largos tramos transcurridos en el espacio secreto del sótano permitieron a Deloitte y a los equipos del cliente encontrar posibles debilidades en el sistema de seguridad del vehículo y desarrollar defensas de software de última generación. Y la participación de especialistas en asesoramiento y estrategia de riesgos amplió el proyecto a uno en el que se reinventó todo el proceso de desarrollo de vehículos nuevos del cliente para poner la seguridad en el centro, desde los primeros bocetos de diseño hasta el piso de producción.

Con conocimiento humano, innovación tecnológica y soluciones integrales, Deloitte Cyber ​​está ayudando a los clientes a construir futuros más inteligentes, más rápidos y más conectados. Deloitte Cyber ​​asesora, implementa y opera una cartera integral de soluciones y servicios cibernéticos para adaptarse a los requisitos del sector industrial actual de los clientes y las necesidades de toda la empresa para anticipar y prepararse para los riesgos cibernéticos del futuro.

Para el compromiso de tres años, los equipos de Deloitte de toda Europa se unieron para ofrecer el enfoque integrado que transformó la forma en que toda la industria ve el tema de la seguridad, con un impacto duradero para la parte interesada más importante de todas: sus clientes.

“En Alemania no tenemos dos palabras diferentes para 'safety' y 'security'. Nuestra palabra 'Sicherheit' incluye ambos significados”, dice Wirnsperger. “Tanto en la vida como en los automóviles, no se puede tener protección sin seguridad; tienen que estar integrados. Deloitte realmente ha ayudado al cliente a dar forma a su visión de mantener las carreteras más seguras para las generaciones actuales y futuras de conductores”.

Sobre la base del éxito, Deloitte está trabajando en proyectos de seguridad similares para varios otros fabricantes de automóviles importantes en Europa y Asia.