Análisis

Evitando los monstruos de la retroalimentación

Uso de los conocimientos comportamentales para desarrollar una cultura fuerte de retroalimentación

La tecnología, la globalización, y la creciente regulación gubernamental le están dando una nueva forma a la manera como las personas aprenden, colaboran, y lideran. Al mismo tiempo, el mercado del talento se ha vuelto orientado por la demanda. Las organizaciones ahora están repensando sus estrategias de talento en todas las etapas del ciclo de vida del empleado.

Nuevos programas de Recursos Humanos, innovadores, que incluyan recompensas totales, aprendizaje, y administración del desempeño están requeridos para atraer y mantener el talento que de manera crítica se necesita. Dada la complejidad de esos cambios, muchas organizaciones están encontrando que navegar hacia adelante constituye un desafío. Ahí es donde podemos ayudar, los servicios de talento, desempeño, y recompensas, de Deloitte, le ayudarán a asegurar que sus estrategias de personal respaldan la estrategia más amplia de su negocio.

Los cuatro elementos de la retroalimentación efectiva

Cuando se trata de la retroalimentación, la pregunta que abarca todo es: ¿Qué tipo de retroalimentación resulta en acción positiva y cambio constructivo y cuál tiene el efecto opuesto? Para lo relacionado con administración organizacional y recursos humanos, el artículo de Deloitte Review Recursos Humanos para humanos: cómo la economía comportamental puede reinventar a Recursos Humanos; sugiere que todas las prácticas de Recursos Humanos deben ser diseñadas con un espíritu que refleje los últimos conocimientos derivados de la sicología humana. En este sentido, nuestra investigación sugiere que la retroalimentación efectiva debe ser ofrecida de una manera que incorpore los sistemas de creencias y las intenciones tanto de quien la entrega como de quien la recibe. Ausentes esas consideraciones, la retroalimentación es probable que sea una experiencia aterradora y caiga en oídos sordos.

Para abordar la anterior pregunta, hemos identificado cuatro elementos de la retroalimentación efectiva (vea la figura 1). Esos elementos esbozan los factores clave que existen en cualquier discusión sobre la retroalimentación:

Evitando los monstruos de la retroalimentación

1. El diálogo interior de quien entrega el mensaje: las creencias acerca de quien las recibe y suscapacidades y/o carácter, e incluso la disposiciónemocional actual de quien entrega el mensaje.

2. Comunicación no-verbal: el lenguaje corporal, eltono, y las expresiones faciales entre quien entregael mensaje y quien lo recibe.

3. Comunicación verbal: las palabras habladas enlos individuos pueden conseguir la mayor atención,pero de los cuatro elementos de laretroalimentación, a menudo es el menosimpactante.

4. El diálogo interior de quien recibe el mensaje: las creencias acerca de sí mismos, el dador de laretroalimentación, la retroalimentación, y lasituación.

Para ilustrar lo que ocurre cuando la retroalimentación constructiva va mal, hemos creados unos pocos escenarios que caracterizan a los “monstruos de la retroalimentación.” Si bien esos monstruos pueden hacer de entrega efectiva de la retroalimentación una pesadilla, hemos ofrecido recomendaciones sobre cómo evitarlos. Para ello lo invitamos a descargar el documento y descubrir la mejor manera de realizar una retroalimentación positiva.

Figura 1

¿Le pareció útil este contenido?

Temas relacionados