desempeño

Perspectivas

Evaluaciones de desempeño del Órgano Director

Los Órganos Directivos han venido robusteciendo las responsabilidades de su razón de ser dentro de las organizaciones y se han venido alineando con la necesidad de armonizar la estrategia de los negocios, los riesgos y el cumplimiento, volviéndose transparentes ante el grupo de partes interesadas.

Paralelamente a esa evolución de los Órganos Directivos, las evaluaciones de su desempeño han pasado a ser un requerimiento normativo para las entidades reguladas por la SUGEF, según el Acuerdo SUGEF 22-18, y representan a su vez una sana práctica para promover el buen gobierno y la mejora continua en toda organización.

Estas evaluaciones permiten a los miembros del Órgano Directivo meditar sobre su desempeño tanto individual como colectivo y revelan brechas respecto al desempeño esperado.

Los beneficios de evaluar el desempeño del Órgano Director transcienden el grado de cumplimiento de sus funciones de manera satisfactoria, son además una herramienta para identificar oportunidades en la estrategia del negocio, la administración del riesgo y del cumplimiento de controles que va más allá de los controles financieros, así como, optimizar las prácticas de la entidad y la toma de decisiones dentro del mismo Órgano Director, Comités y Alta Gerencia.

El proceso de evaluación debe ser ejecutado al menos una vez al año, a través del propio Órgano Director de la entidad, realizado desde la administración, o bien mediante acompañamiento de asesores externos.

Nuestra experiencia nos ha permitido observar importantes ventajas en las evaluaciones de desempeño asistidas por asesores externos, como lo son una participación libre de conflictos de interés en el análisis de la información y la posibilidad de conocer otras experiencias que implementan compañías líderes.

Rebeca Cascante
Consultora
Risk Advisory
Deloitte Costa Rica

Did you find this useful?