Claves para impulsar los fondos europeos en Euskadi

Artículo

Claves para impulsar los fondos europeos en Euskadi

Hoy en día existe un amplio consenso sobre la enorme relevancia que los fondos europeos representan para el futuro de nuestro país, ofreciendo una oportunidad única para lograr una sólida recuperación y fomentar una profunda transformación de nuestra economía. Pero si el impulso esperado gracias a la iniciativa Next Generation EU era ya relevante por la situación derivada del impacto del Covid-19, ahora resulta determinante para afrontar las consecuencias de la guerra de Ucrania y la toma de conciencia de Europa respecto de su necesidad de cambio de modelo productivo y autosuficiencia energética. En este sentido, la llegada de los fondos europeos a Euskadi en el contexto actual es muy relevante, ya que la industria está sufriendo directamente las consecuencias del conflicto en Ucrania y la urgencia de acelerar la transición energética.

Frente a este contexto, Euskadi se encuentra en una excelente posición para aprovechar el impulso de estos fondos. Algunos de los sectores más relevantes de nuestra economía, como el de la automoción o el energético, están estrechamente vinculados al objetivo común de avanzar hacia una Europa más verde y digital, y en el caso de estas industrias en concreto contamos con Pertes específicos para su impulso.

La entrada de los fondos NextGen en escena ha puesto en marcha un ejercicio de reflexión colectiva que ha permitido identificar y acelerar el planteamiento de iniciativas estratégicas de gran calado que, sumado al tradicional dinamismo del empresariado vasco, que permitirán transformar nuestra economía. Proyectos como Basque Mobility, Ecosistema del Dato, Basque Advanced Therapies o el Corredor Vasco del Hidrógeno representan iniciativas muy destacadas que posibilitarán avanzar hacia una economía más sostenible, digital y resiliente frente a retos futuros.

En este momento, vemos cómo el Plan de Recuperación avanza con convocatorias de programas de ayudas según lo previsto en cuanto a temáticas y calendario. Sin embargo, la resolución de las mismas y, por tanto, la llegada de los fondos a la economía real, se está retrasando. A ello se suma que, hasta el momento, los fondos están llegando mayoritariamente al sector público, como consecuencia de la complejidad de ejecutar su canalización hacia el ámbito privado. Dada su trascendencia, es clave impulsar el despliegue de los fondos para evitar un estancamiento económico este año y para acelerar la transformación en el nuevo horizonte económico emergente.

De este modo, identificamos varios aspectos que pueden impulsarlo. En primer lugar, es imprescindible fomentar un amplio consenso y coordinación a todos los niveles para una eficiente distribución de los fondos, con la implicación activa de todos los agentes del proceso desde el ámbito estatal, autonómico y local. Asimismo, estamos convencidos de que la colaboración público-privada, que cuenta con numerosas referencias de éxito en Euskadi, va a resultar determinante a la hora de acelerar el proceso de ejecución de los fondos, así como la efectividad en términos económicos de los proyectos financiados.
Por último, estamos viendo cómo el número de convocatorias del Plan de Recuperación está creciendo de forma exponencial, en particular alrededor de los nueve Pertes aprobados, con multitud de organismos convocantes con procesos de aplicación exigentes en los tiempos y en los condicionantes, dando como resultado un acceso a los fondos que puede parecer complejo. Por ello, para su ejecución efectiva es imprescindible la anticipación y preparación de las empresas presentando proyectos transformadores y ganadores en las convocatorias de los fondos europeos.

Artículo publicado en El Economista el 25/05/2022 y elaborado por Javier Giral, Socio director de Deloitte en Zona Norte, y Carlos Bofill, Socio del área de Subvenciones e Incentivos de Deloitte Legal.

Deloitte European Center for Recovery & Resilience

 

Volver al site