Las empresas españolas y los ODS

Publicaciones

Las empresas españolas y los Objetivos de Desarrollo Sostenible

La Sostenibilidad en la estrategia de las empresas españolas

2030 Purpose: Good business and a better future

El compromiso con la Agenda 2030 es una forma de diferenciación y un factor clave para la mejora de los resultados a largo plazo.

El informe de Deloitte “2030 Purpose: Good Business and a Better Future” ha evaluado la vinculación entre el propósito de las principales compañías españolas con el desarrollo sostenible y los Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS), así como su nivel de integración en la estrategia de la empresa y en su modelo operativo.

En España, el compromiso de las compañías con los ODS todavía es muy limitado, ya que solo el 9% de las empresas del IBEX 35 ha incorporado a su estrategia un propósito que integre, de forma clara, alguno de los Objetivos. Este dato, que se desprende del informe, revela la oportunidad que se presenta para fortalecer los propósitos de las organizaciones empresariales y mejorar la involucración real de las empresas españolas con la Agenda 2030. 

2030 Purpose: Good business and a better future

¿Qué es la Agenda 2030?

Adoptada por los líderes mundiales dentro del Pacto Mundial de las Naciones Unidas, propone 17 Objetivos de Desarrollo Sostenible (ODS) y 169 metas de carácter integrado que exigen una acción colectiva y colaborativa urgente en el ámbito económico, social y ambiental.

El Propósito 2030, que analiza el informe de Deloitte “2030 Purpose: Good Business and a Better Future”, establece una conexión con esta Agenda para lograr un panorama empresarial español sostenible.

La asignatura pendiente de las empresas españolas

Para alcanzar la interdependencia entre desarrollo sostenible y éxito empresarial, las empresas deben articular un propósito claro, vinculado a los grandes retos del desarrollo sostenible, y utilizarlo para dar forma a los planes y la cultura de la organización. Esto es lo que definimos como Propósito 2030.

Según el informe, las empresas del IBEX 35 aún tienen un gran margen de mejora en este ámbito:

• Hasta 2016, solo tres compañías contaban con un propósito integrado, de forma clara, en su estrategia.

• Un total de 6 cuentan con un propósito orientado al bien común, similar a los ODS.

• 21 empresas definen un propósito.

• 5 compañías todavía carecen de un propósito claro.

Por otro lado, el 40% de las grandes empresas españolas cotizadas ya contemplan los ODS en sus Informes de Sostenibilidad y sus páginas web, aunque solo un 20% mide la contribución que esta acción tiene.

Aunque se observa una creciente inquietud por la consecución de los ODS en el escenario empresarial español, las cifras todavía revelan un gran camino por recorrer. Teniendo en cuenta el enorme efecto positivo que la integración y cumplimiento de los ODS ha demostrado tener, no solo para el beneficio de la humanidad, sino también en el éxito empresarial a largo plazo, los datos indican una oportunidad de mejora. Una coyuntura idónea para fortalecer los propósitos de las organizaciones españolas e involucrar de forma real a las empresas en la Agenda 2030. 

Sostenibilidad y éxito empresarial

Solo en los últimos cinco años, los principales estudios académicos calculan que las empresas que han asumido un fuerte compromiso con la sostenibilidad han logrado unos resultados superiores en un 11% a los de sus competidoras en el mercado de valores. De esta forma, las empresas se enfrentan hoy en día a la elección entre continuar centrándose en los rendimientos a corto-medio plazo o, en cambio, redirigir su estrategia de negocio hacia objetivos a largo plazo, logrando así un carácter diferenciador que los grupos de interés valoran muy positivamente.

Este cambio de estrategia estará, por lo tanto, dirigido a solucionar los retos orientados al bien común, y que reflejan los ODS, para desarrollar un negocio sostenible en el tiempo.

Diferenciación, un reclamo para los grupos de interés

Para tener éxito a largo plazo, las empresas necesitan asegurarse de que el entorno será sostenible. En este sentido, las alianzas entre compañías para conseguirlo son una de las acciones que logran un ahorro de costes. Estos vínculos son más eficaces cuando las empresas involucradas comparten valores, construyendo una relación con mayor eficiencia, logrando, además de la reducción de costes, menos riesgo y un mejor desarrollo de las operaciones.

Asimismo, el compromiso de las empresas con los ODS puede ofrecer valor más allá de los beneficios económicos. Al asumir la responsabilidad de actuar acorde a unos principios de sostenibilidad establecidos, las empresas también responden a unos ideales que reclama el consumidor, lo cual aumenta la confianza de estos en la marca y asegura un éxito duradero en el mercado.

Los líderes empresariales reconocen que existe este desafío en cuanto a la conexión con los grupos de interés, de hecho, un 50% de los directivos considera a los consumidores como el colectivo más importante en la gestión del riesgo reputacional de una empresa. Si las empresas quieren mantener la conexión con su público y atraer potenciales clientes deben hacerse ver como un ente con valores que contribuyen a la mejora de sociedad.

De políticas de RSE a Propósito 2030

Hasta ahora, la Agenda 2030 de la mayoría de las compañías ha estado integrada dentro de la organización, liderada a través de las políticas establecidas por las áreas de RSE. Por lo tanto, el reto a corto plazo para la mayoría de las empresas será integrar estas políticas dentro de la estrategia corporativa y los modelos de negocio y operativo.

Metodología del estudio

El informe ‘2030 Purpose: Good Business and a Better Future’ es un documento original realizado por Deloitte Reino Unido. En su versión española, se ha completado y adaptado con un análisis de las empresas españolas en 2017. Durante el proceso metodológico, se ha realizado un estudio en detalle de todas las compañías del IBEX 35 a través de la información pública de sus páginas web, Informes Anuales, presentaciones a inversores, comunicados y publicaciones, entre otros. 

Una vez analizadas las tendencias de las principales empresas españolas, se ha elaborado un estudio genérico de la implicación de las compañías con los ODS.