Artículo

La movilidad del futuro y el vehículo eléctrico

El desarrollo del vehículo eléctrico representa una oportunidad de crecimiento para el sector de la movilidad, tanto por su contribución con la sostenibilidad como por la generación de riqueza y empleo para la sociedad.

El sector de la movilidad se encuentra en un momento de cambio y transformación, lo que ha generado un nuevo modelo disruptivo que determina la forma de entender el propio sector. Este nuevo modelo exige que la movilidad sea tratada de manera holística por todos los actores implicados: el sector de automoción, infraestructuras, transporte, energía, sector público y otros muchos que pronto se incorporarán al ecosistema. Además, representa un gran vector de crecimiento que, abordado adecuadamente, puede contribuir a que nuestro entorno sea más limpio, sostenible y eficiente, aportando riqueza y empleo a nuestra sociedad.

En este sentido, la movilidad del futuro se sustenta principalmente sobre dos pilares. Por un lado, sobre la industria, las infraestructuras y la tecnología; y por otro, sobre los nuevos modelos de movilidad donde el usuario y las personas se sitúan en el centro. El abordaje de ambas cuestiones, con visión y liderazgo compartido, resulta vital para alcanzar nuevas cotas de competitividad que conviertan a la movilidad en uno de los ejes transformadores de mayor impacto en nuestra economía y en nuestra sociedad.

El vehículo eléctrico, epicentro del nuevo paradigma de movilidad

El nuevo modelo de movilidad tiene al vehículo eléctrico como eje central. La industria de la automoción vive un momento de clara disrupción, en el que los modelos electrificados serán un revulsivo para un sector que continuará aportando riqueza y empleo a la economía y la sociedad en su conjunto. Aunque este tipo de vehículo representan en la actualidad un 1,67% del mercado en España, el Plan Nacional Integrado para la Energía y el Clima 2021-2030, presentado por el Gobierno, prevé un parque de 5 millones de vehículos eléctricos para dentro de 10 años, lo que supondría alrededor del 15% del total de automóviles.

Para que esta progresión se convierta en una realidad es imprescindible contar con una mayor red de infraestructuras de recarga, además de una regulación clara y compartida que posibilite el desarrollo eficiente de estrategias comunes. En paralelo, debe servir también como elemento catalizador de la nueva movilidad enmarcada en el cumplimiento de los objetivos de desarrollo sostenible establecidos en la Agenda 2030 por las Naciones Unidas.

En este contexto, son clave los programas de colaboración público-privados que permitan el desarrollo rápido de soluciones de movilidad completa. Asimismo, también es fundamental la participación de las compañías referentes de los sectores involucrados, para que lideren proyectos tractores del cambio.

Finalmente, los fondos europeos Next Generation EU representan una gran oportunidad para la transformación de la economía y las empresas españolas. Nos encontramos ante un momento histórico que tendrá un impacto directo en la modernización de nuestra economía y del que, sin lugar a duda, saldremos más competitivos.

Este artículo fue publicado el 1 de junio de 2021 en el Diairi de Tarragona.

Deloitte European Center for Recovery & Resilience

 

Volver al site