ciudades para la vida

Ideas

Deloitte analiza en el BMP las problemáticas que afectan a las grandes ciudades

La movilidad, gestión de la energía, transporte y el cambio climático son algunos de los temas que se han tratado en el Barcelona Meeting Point.

Helena Redondo, socia de sostenibilidad de Deloitte, ha asegurado durante su intervención que "necesitamos formación para entender los riesgos que estamos asumiendo y los retos que se van a presentar en las grandes ciudades".

En este artículo puedes descargarte el estudio que las empresas europeas asociadas en EPRA (European Public Real Estate) han publicado en sus webs, como muestra del proceso de adaptación que ya está en marcha.

Hoy ha dado inicio el Barcelona Meeting Point, una de las ferias dedicadas al sector inmobiliario más importante de España. En esta primera jornada del evento, que se alargará hasta el próximo viernes, Helena Redondo, socia de sostenibilidad de Deloitte, ha moderado una mesa que llevaba por título "Ciudades para mejorar la vida". En ella han participado Karim El-Jisr, director financiero del SEE Institute de Dubai; Lucas Galán, director de Productos e Innovación de Neinor Homes, y Luis Cabrera, director de Sostenibilidad de CBRE.

Durante el debate se han tratado todos los temas que afectan actualmente a las grandes ciudades. Movilidad, gestión de la energía, inclusión, contaminación, cambio climático, transporte, etc. son algunas de las problemáticas a las que se ha enfrentado la mesa. Redondo ha asegurado que "la tecnología sin duda puede ayudar a resolver estas problemáticas pero hay muchos agentes que tienen que trabajar juntos. Necesitamos formación, la gente tiene que entender los riesgos que estamos asumiendo y los retos que se van a presentar en las grandes ciudades. Entitades públicas y empresas privadas tienen que trabajar en mejorar la vida de las personas".

En el informe que encontrarás a la derecha de este artículo, se recogen algunos de los proyectos que las empresas europeas asociadas en EPRA (European Public Real Estate) han hecho público en sus webs corporativas, como muestra del proceso de adaptación que ya está en marcha para acabar con todos estos problemas. No obstante, queda mucho trabajo por hacer de cara a satisfacer a los ciudadanos del futuro y alcanzar los ambiciosos objetivos fijados por las distintas iniciativas internacionales. Para ello, será imprescindible la inversión en innovación y desarrollo tecnológico y las alianzas público privadas que garanticen la consecución de retos comunes.

A continuación puedes conocer algunos de los datos más relevantes del informe, especialmente dedicados a los riesgos ambientales y sociales.

Según Naciones Unidas, actualmente el 55% de la población mundial reside en las ciudades y se espera que en 2030, el mundo tenga 43 megaciudades con más de 10 millones de habitantes, la mayoría de ellas en países en vías de desarrollo y, de continuar esta tendencia, en 2050, el 70% de la población vivirá en ciudades.

Si nos fijamos en España, más del 70% de la población ya se encuentra en zonas urbanas de más de 50.000 habitantes y se espera que en 2050 supere el 80%. Sin ir más lejos, las pensiones apuntan a que en 2035 el 28% de la población española se concentrará en Madrid y Barcelona.

En este marco demográfico, desde hace cinco años los riesgos identificados con mayor impacto y probabilidad por el World Economic Forum1 son, principalmente, los riesgos ambientales y sociales. Además, aquellos asociados a los eventos climáticos extremos, el fracaso en la mitigación y adaptación al cambio climático y los desastres naturales, encabezan la lista del escenario global de riesgos de 2019.

Riesgos en el plano social

De entrada tenemos una buena noticia. Y es que se está experimentando un cambio liderado por la generación Millenial destacando, entre otros factores, su mayor conciencia por la protección del medio ambiente, el uso de la tecnología, el derecho al acceso a servicios sociales de calidad y equitativos, la importancia por su salud y bienestar y sus altos valores éticos. Esta transformación se refleja en el aumento de la demanda de ciudades sostenibles y justas, que respeten el entorno, mejoren la calidad de vida de sus habitantes, incorporando innovación tecnológica y permitiendo el acceso a servicios públicos de calidad.

Los avances tecnológicos imparables también afectan a los modelos de ciudad, favoreciendo el desarrollo de nuevas soluciones, conduciendo a nuevos esquemas de transporte y movilidad, así como nuevas formas de trabajar, derivados especialmente de la conectividad global. Gracias a estos avances las personas pueden trabajar desde cualquier parte del mundo, lo cual también modifica los modelos de contratación de las empresas.

Riesgos en el plano ambiental

Las ciudades son grandes consumidoras de energía, agua y alimentos, por lo que su crecimiento supone un gran reto para la sostenibilidad del planeta.

La necesidad de adaptar las ciudades a los futuros retos es apremiante. En Deloitte pensamos que el desarrollo urbano debe hacerse pensando en las personas por lo que tiene que asegurar la calidad de vida de los ciudadanos, la competitividad económica y la sostenibilidad. Para ello debe responder a los retos de la transformación demográfica, a las necesidades de movilidad y de salud y bienestar, al cambio climático, a la neutralidad ambiental y a la accesibilidad de viviendas.

Ciudades para mejorar la vida