jornadas-trabajo-empresas-aduanas

Perspectivas

La Salud y Seguridad Ocupacional como una Obligación de Patrono y Trabajador

Opinión

Por Estuardo Paganini, Socio de Deloitte Legal

Explore content

Los temas relacionados a la salud y seguridad ocupacional han cobrado
relevancia en los meses recientes, como consecuencia de la Pandemia COVID-19 existente a nivel mundial, en la cual los empleadores se han visto en la necesidad de implementar distintos protocolos para proteger a sus trabajadores, y estos últimos han cumplido con los lineamientos que han establecido las autoridades y los empleadores, entendiendo que ello es beneficioso para su salud y la de las personas que los rodean.

En el año 2014, se emitió el Reglamento de Salud y Seguridad Ocupacional, el cual estableció las condiciones generales de Salud y Seguridad Ocupacional, y recientemente, las autoridades emitieron el Acuerdo 79-2020 que contiene las Normas Complementarias al Reglamento de Salud y Seguridad Ocupacional, para la Prevención y Control de Brotes de SARS COV-2 en los centros de trabajo, con el objetivo permitir condiciones de trabajo seguras para minimizar el riesgo de contagio.

Estas normas complementarias son un mínimo de garantías en salud y seguridad ocupacional de observancia general en toda la República de Guatemala, las cuales son susceptibles de ser superadas por voluntad del empleador o mediante la negociación colectiva con las organizaciones de trabajadores. 

Con la reapertura de la economía, se corre el riesgo que un trabajador obtenga un resultado positivo en la prueba de COVID-19, por lo cual, las normas complementarias establecen las siguientes medidas que se deben tomar: a) Reportar ante las autoridades de trabajo y al distrito de Salud Pública, de cualquier caso confirmado que se identifique en el centro de trabajo; b) El trabajador deberá informar inmediatamente al empleador, si presenta síntomas de COVID-19 y seguir las instrucciones del monitor de Salud y Seguridad Ocupacional en el Centro de Trabajo; c) El trabajador deberá presentar constancia de haber cumplido con los criterios médicos establecidos por la autoridad competente, para descontinuar el aislamiento, siempre y cuando su situación médica haya sido determinada como caso sospechoso o confirmado; d) Cuando un trabajador sea sospechoso o confirmado de COVID-19 es indispensable sanitizar el área y cerrar los espacios que utilizó por 24 horas con el fin de poder desinfectar, entre otras.

Es importante resaltar que el incumplimiento de las normas de Salud y Seguridad Ocupacional por parte del empleador, pueden ser motivo de un despido indirecto por parte de un trabajador, así como un motivo para que las autoridades de trabajo puedan imponer una multa, es por ello, que resulta indispensable que cada empleador pueda evaluar si cumple con la normativa vigente y realizar los cambios que sean necesarios, para evitar una sanción, pero principalmente para cuidar la salud de los trabajadores y las personas que los rodean. 

Publicado en Revista Business in Action-Amcham

Septiembre 2020

Did you find this useful?