factura-electrónica-en-línea

Perspectivas

Factura Electrónica en Línea en Guatemala 

Opinión

Por Walter Martínez, Socio de Impuestos, Deloitte

Explore content

A nivel global estamos viviendo la llamada cuarta revolución industrial. La forma de hacer negocios a alcanzado modalidades y velocidad impensable hace apenas unos pocos años. Esta realidad ha obligado a reaccionar con legislación y procesos que en mucho se apalancan en la tecnología disponible. Uno de esas herramientas es la llamada Factura Electrónica en Línea (FEL como se le está conociendo en Guatemala).


El concepto de la Factura Electrónica nace en Latinoamérica en el 2003 en Chile, con un proceso de adhesión voluntaria, el cual a partir del 2014 se fue convirtiendo en obligatorio, hasta llegar a un 100% de implementación al cierre del 2018.

 

Como dato para medir la importancia de esta nueva forma global de documentar operaciones de intercambio comercial, el volumen de facturas electrónicas generadas alcanzó en el 2018 los 36 billones. Se espera que en este año la región Letinoamericana genere unos 15 billones de facturas. Guatemala no ha sido ajena a esta tendencia.

 

Siguiendo tendencias claramente marcadas por países como México y Brasil, donde este documento electrónico es utilizado en el 100% de sus operaciones comerciales, Guatemala se une a esfuerzos de países como Argentina, Colombia, Perú o Costa Rica, con un plan agresivo de implementación total de la factura electrónica en Línea para el 2020.

Herramientas como la FEL persiguen objetivos de control y eficiencia tributaria. Se busca por parte de la Administración Tributaria conocer con exactitud el flujo comercial y monetario que mueven los contribuyentes a través de lo facturado; prácticamente buscan mantener una auditoría permanente al conocer a detalle la contribución de impuestos que la sociedad debe efectuar y posibilita formalizar la informalidad. Aunque para éste último objetivo se necesita mucho más que esta herramienta sola.

En relación con el control y reducción de la evasión tributaria, la defraudación fiscal estimada en América Latina a través del sistema de facturas físicas alcanza el 50% del total defraudado, y el 25% específicamente corresponde a la adulteración, falsificación y anulación de facturas físicas de compras y ventas. Se espera que con el nuevo sistema de la FEL esta cifra se reduzca significativamente.


Respecto de la FEL como será implementada en Guatemala, de acuerdo en lo establecido en Decreto No. 13-2018, algunas características constituyen un verdadero reto respecto de la actual forma de documentar las transacciones comerciales. Por ejemplo, no se permitirán más facturas sin el NIT del receptor, se implementa la figura del certificador como garante de la transparencia de la información alimentada en cada factura, el internet y la conectividad, así como el flujo de energía eléctrica se vuelven escenciales en todo el país.

 

Sin duda este será un tema álgido en los siguientes meses y las empresas grandes, medianas y pequeñas serán afectadas en la forma de hacer y documentar sus transacciones comerciales, tanto con otros contribuyentes, como con los consumidores finales.
 

Did you find this useful?