Artículo

Bienestar, el corazón de las organizaciones

Contar con políticas de bienestar para los colaboradores genera un impacto favorable en las compañías y una influencia positiva en la calidad de vida en los equipos de trabajo y en la comunidad.

De allí, la importancia de estructurar programas con un enfoque sistémico, holístico, ágil, basado en datos y con visión de futuro, que se articule con la experiencia de los profesionales.

Contar con políticas de bienestar para los colaboradores genera un impacto favorable en las compañías y una influencia positiva en la calidad de vida en los equipos de trabajo y en la comunidad.

De allí, la importancia de estructurar programas con un enfoque sistémico, holístico, ágil, basado en datos y con visión de futuro, que se articule con la experiencia de los profesionales.

De acuerdo con el artículo “el bienestar en el corazón de la experiencia del empleado para la empresa social”, elaborado por Deloitte, para implementar esta perspectiva se requieren las siguientes acciones:

  • Asegurar el apoyo de la alta administración: garantizar el compromiso de la gerencia en las diferentes fases de planificación, diseño y entrega de programas de bienestar es vital para asegurar el éxito de los mismos.

  • Establecer una gobernanza efectiva: contar con un comité que incluya a empleados de diferentes niveles, edades, géneros y etnias que sean responsables de administrar, planificar, comunicar y facilitar estas iniciativas es otro de los aspectos necesarios. El comité debe tener un coordinador encargado de hacer seguimiento a la gestión del mismo y contar con autonomía financiera.

  • Pedir ayuda: algunas organizaciones pueden requerir apoyarse en proveedores de servicios externos que se especializan en diseñar y ofrecer estrategias de bienestar, lo que dependerá del tamaño de la empresa, sus necesidades y objetivos.

  • Evaluar constantemente: hacer un seguimiento y revisión periódica de la cultura organizacional permite identificar las áreas que cumplen un papel positivo y las que requieren ajustes o mejoras. En este sentido, algunas de las herramientas útiles para hacer el monitoreo son las listas de verificación o los cuestionarios en línea.

  • Involucrar a su gente: los colaboradores pueden ser evaluadores de estas estrategias. Por tal razón, es importante que participen en las fases de diseño e implementación de las mismas, mediante la aplicación de encuestas que permitan conocer sus necesidades.

  • Conviértalo en ley: “un programa de bienestar verdaderamente robusto y efectivo es aquel que evoluciona para convertirse en la base y la esencia de una organización”, destaca en uno de sus apartados el artículo de Deloitte.

En conclusión, contar con iniciativas que contemplen valores, políticas, procedimientos, herramientas y sistemas organizacionales se convierte en la piedra angular de la experiencia de los empleados y en la base de la resiliencia del capital humano en las organizaciones.

¿Le pareció útil este contenido?