Carmen Mata

Vive Deloitte

Descubre la historia de Carmen Mata

#DeloitteStories | Una economista con alma de emprendedora entre robots y compañeros excepcionales

Carmen entró en Deloitte sin saber nada de robots. Había estudiado ADE y Derecho y, tras un Máster en Dirección Financiera, aplicó a una de nuestras ofertas para comenzar su carrera profesional. Tenía muchas ganas de aprender, pero jamás se imaginaba que, en menos de tres años, sería capaz de crear un robot. ¿La fórmula? Un equipo que confía en ti y en tu potencial del que aprender cada día.

He ganado en resiliencia y he entendido que no hay que tirar la toalla porque lo que hacemos tiene mucho valor y genera un impacto de verdad.

¿Cómo es trabajar en Deloitte?

Trabajar en Deloitte te permite vivir una experiencia que va más allá de lo profesional. No solo te aporta conocimiento, carrera profesional o te enseña a trabajar en equipo, sino que también te ayuda a crecer como persona. En mi caso, cada día aprendo algo nuevo de las personas que formamos el departamento de Robotic Process Automation (RPA): desde cómo programar un robot hasta gestionar las relaciones con los clientes, pasando por aprender a repartir el trabajo entre los diferentes equipos.

Comencé sin tener mucha idea de qué era el mundo de la robótica y la Firma me ha permitido formarme y desarrollar mi carrera hasta llegar a ser la profesional que soy. He perdido el miedo a la tecnología y ahora, por el contrario, me doy cuenta de todo el potencial que tiene y como contribuye a los negocios de los clientes.

Si vuelvo la vista atrás, me vienen a la mente muchos momentos que me sacan una sonrisa. Para mí una de las mejores cosas de trabajar en Deloitte son todas las personas que he conocido aquí y que me han ayudado a seguir escribiendo capítulos en mi vida.

¿Cómo ha sido tu proceso de desarrollo profesional desde que entraste en Deloitte?

Al acabar el Máster, decidí aplicar a Deloitte como primer empleo y fui seleccionada para formar parte del departamento de Robotics de la Firma. Para mí fue un gran reto ya que mis estudios no estaban orientados hacia un perfil técnico. Poco a poco me fui dando cuenta de que, con la ayuda de mis compañeros, con mis ganas y con un poco de esfuerzo, podía ponerme al día en el mundo de los robots. Y así fue. Han pasado ya tres años y medio y he ganado una gran experiencia en RPA.

He tenido momentos en los que he trabajado bajo mucha presión, me he tenido que ceñir a plazos de entrega muy apretados y ponerme al día en conocimientos que desconocía, pero al final todo esfuerzo se ha visto recompensado y reconocido. He ganado en resiliencia y he entendido que no hay que tirar la toalla porque lo que hacemos tiene mucho valor y genera un impacto de verdad.

¿Qué es lo que más te ha impulsado desde entonces?

Sin duda, los equipos con los que he trabajado. Durante el día a día no te das cuenta de todo lo que aprendes, pero cuando lo piensas te das cuenta que cada día sumas algo nuevo a tu mochila. El equipo con el que trabajas es fundamental durante todo este recorrido. En mi caso, mi equipo siempre ha estado formado por personas muy distintas con diversos puntos de vista y distintos conocimientos. Con ellos he compartido tantas experiencias que les puedo considerar como mi segunda familia. Todos han aportado a mi crecimiento: desde los perfiles más juniors con sus nervios y sus primeras tomas de contacto con los clientes, hasta los managers con sus consejos antes de un hito importante.

El equipo de Robotics cuenta con oficinas en distintas ciudades de España y esto me ha permitido hacer grandes amistades por todo el país. Me he sentido en todo momento arropada por ellas. Siempre están dispuestas a ayudarte cuando tienes un problema o explicarte conceptos que no comprendes.

Además, considero que el abanico de clientes con los que trabajamos, también me ha ayudado a aprender mucho sobre los diferentes sectores e industrias. Considero que quizá otras empresas no me hubiesen podido brindar ese conocimiento.

¿Has podido seguir formándote desde que entraste a Deloitte?

La verdad es que desde el primer día que entré en Deloitte no he parado de aprender y de formarme en nuevas tecnologías. En mi caso, para poder implementar una solución RPA en los clientes es necesario conocer el funcionamiento de los diferentes softwares del mercado. Por ello, Deloitte me ha permitido certificarme en diferentes tecnologías. Al no tener conocimientos técnicos, para mí fue increíble desarrollar mi propio robot capaz de extraer información de un Excel y enviarla a diferentes personas.

En el departamento de Robotics, contamos con un Plan de Formación adaptado a nuestro crecimiento en la Firma. Este plan cubre los conocimientos técnicos, metodológicos y funcionales que necesitamos para ser profesionales con alto potencial y expertos en la materia. Además, se ponen en valor las formaciones basadas en soft skills que sirven de ayuda para las responsabilidades del día a día y las que se vayan adquiriendo con el paso del tiempo.

Adicionalmente, tenemos a nuestra disposición un programa de mentoring con los diferentes socios de la Firma con los que puedes compartir tu experiencia mientras ellos te ayudan a proyectar tu carrera para llegar a ser un referente en la Firma.

Otra de las grandes experiencias que me ha brindado Deloitte, ha sido el poder formar parte del Primer EMEA Advanced Business Analyst Automation Bootcamp. Fueron cuatro días en Mallorca donde pude conocer, aprender e intercambiar experiencias junto con otros Analistas RPA de diferentes partes de Europa, Oriente Medio y África. Aprendí la importancia de aplicar una metodología global de procesos para poder comprender y trabajar en cualquier lugar del planeta.

¿Qué papel tienen la innovación y la creatividad en tu día a día?

Considero que en nuestro día a día la innovación y la creatividad es fundamental. Al trabajar en el departamento de RPA estamos desarrollando productos nuevos constantemente, por lo que es necesario estar al día de las últimas tendencias y avances del mercado. Al final nos dedicamos a crear robots que ayuden a realizar las tareas mecánicas que hacen las personas en su día a día.

Para conseguirlo, trabajamos en metodología agile. Así realizamos un seguimiento del proyecto más dinámico adaptándonos en todo momento a las necesidades del cliente. Tratamos de involucrar a los diferentes equipos del proyecto en reuniones diarias y realizamos entregas tangibles cada dos semanas.

Otra de las cosas buenas que tiene Deloitte, es que desde el departamento de Innovación lanzan diferentes programas de intraemprendimiento que permiten hacer tangibles tus ideas. En mi caso, dentro del departamento de RPA tuvimos una idea y formamos un equipo para participar en GrowIn, un concurso entre los distintos profesionales de la Firma para poder incubar nuestra idea y materializarla como una nueva línea de negocio dentro de Deloitte. Esta experiencia nos ha ayudado a aprender cómo realizar un plan de negocio, un análisis de mercado y a explorar las relaciones entre distintas líneas de la Firma.

¿Has trabajado alguna vez con personas de distintas líneas?

El equipo de uno de los principales proyectos en los que he participado no solo estaba formado por personas de Robotics, sino que también estaba integrado por personas de Risk Advisory. La verdad que fue una experiencia bastante positiva para todos, ya que nos permitió conocer de primera mano cómo se trabaja en otras líneas de la Firma, colaborar y aprender cosas nuevas de la gestión de sus proyectos y, de paso, hacernos amigos. Como los plazos de entrega eran bastante ajustados, pudimos ver el gran compañerismo y la solidaridad al ayudarnos los unos a los otros. Otra oportunidad de trabajar con personas de una línea diferente ha sido en la iniciativa GrowIn, ya que entre todos conseguimos distintos puntos de vista para construir una idea potente para el mercado.

Este proyecto también fue multicultural y nos permitió trabajar con personas de distintos países como Bielorrusia o Portugal y la experiencia nos permitió ver la diferencia cultural que existe y cómo dependiendo del país de origen de cada uno se interpretan las cosas de una manera u otra.

En todo momento hablas de lo importante que ha sido tu equipo para tu crecimiento. ¿Por qué han influido tanto en ti?

Porque realmente pienso que una de las cosas más importantes de Deloitte son las personas. Desde el primer día, he encontrado personas increíbles en los equipos y cada una de ellas me ha ayudado a construir la profesional que soy y a convertirme en mejor persona. Como mi formación no es técnica, mis compañeros siempre me han ayudado con aquellos puntos técnicos en los que carecía de conocimiento.

Hay proyectos que te unen especialmente, como por ejemplo uno en el que participé con personas de distintas partes de España. Hemos creado tan buena relación que cada mes solemos hacer un viaje para conocer dónde vive cada uno, y la comida típica de la zona.

Tengo muchos referentes a mi alrededor, pero siempre me sentiré agradecida con mis superiores. Han confiado en mí desde el minuto uno, explotando mis capacidades como analista y aconsejándome también como responsable del equipo.

Esta confianza se materializa en situaciones como la que viví cuando un superior me propuso que crease un robot desde cero para enseñárselo al cliente. De primeras me dio un respeto enorme porque me dije: "¿cómo una persona de económicas iba a hacer un robot?" La verdad que la primera semana fue un poco frustrante porque no conseguía ni hacer click en el icono de Google, pero con sus consejos y con su apoyo conseguimos presentarle en directo un robot que era capaz de realizar la previsión del tiempo de la semana. Le estoy tremendamente agradecida por haber confiado más en mí de lo que yo misma confiaba. Gracias a él soy la profesional que soy hoy.