Luis Meseguer

Vive Deloitte

Descubre la historia de Luis Meseguer

#DeloitteStories | La confianza en tu talento como motor de tu desarrollo profesional

Luis llegó hace tres años al Departamento de Marketing de Deloitte con el objetivo de afrontar un nuevo reto en su carrera profesional. Durante su primer año en la Firma, le ofrecieron la oportunidad de asumir la responsabilidad del área de Promoción Comercial. Este reto le ha permitido crecer profesional y personalmente a pasos agigantados, mientras comparte su día a día con compañeros de los que aprende tanto dentro como fuera de la oficina.

Trabajar en proyectos de gran envergadura con profesionales de diferentes ámbitos hace que Deloitte sea, sin duda, el entorno ideal para dar un paso de gigante en tu desarrollo personal y profesional.

¿Cómo es trabajar en Deloitte?

Pertenecer a Deloitte es formar parte de una especie de súper-organización que se compone de múltiples realidades y especialidades que, en conjunto, conforman un engranaje perfecto para ofrecer el servicio de mayor valor posible. Al principio puede resultar hasta abrumador, pero pronto entras en la dinámica, empiezas a conectar los puntos y aprendes a trabajar en coordinación con distintas líneas de negocio. Trabajar en proyectos de gran envergadura con profesionales de diferentes ámbitos hace que Deloitte sea, sin duda, el entorno ideal para dar un paso de gigante en tu desarrollo personal y profesional.

Deloitte es un Máster en todos los sentidos. Anteriormente, a lo largo de mi carrera ya había tenido la oportunidad de trabajar para grandes compañías en diferentes ámbitos y funciones, pero el día a día en Deloitte te va dando un plus que, a mí, personalmente, me ha ayudado a ser mejor profesional. El mundo se mueve muy rápido, y Deloitte también, y aquí tengo la oportunidad de ampliar miras y conocimientos sobre el entorno económico-empresarial y a estar al día de las tendencias en sectores y disciplinas de las que hasta entonces apenas sabía nada, más allá de un par de términos en inglés.

Además, el grupo humano es excepcional y el hecho de poder compartir proyectos y el día a día con mis compañeros crea unos vínculos que hacen todo más sencillo y, por qué no, se traducen también en mejores resultados.

Creo que, para trabajar aquí, dando por supuestos los conocimientos propios de cada función, es importante contar con una serie de habilidades personales: trabajo en equipo (sé que se dice siempre, pero este es uno de los casos en que se dice de verdad), capacidad de adaptarse a los cambios y a los diferentes entornos y contextos, y tener siempre en mente ir un paso por delante, dar un plus de valor a lo que se espera, ir más allá de los estándares (el famoso “valor diferencial”).

Tu crecimiento en la Firma ha sido exponencial, ¿cómo ha sido tu proceso de desarrollo desde que entraste hasta hoy?

Una de las cosas que más he valorado (y valoro) desde que entré en Deloitte es la confianza que me mostraron desde el principio, el sentir que apostaban por mí y el hecho de abrirse a nuevas ideas y puntos de vista. Todo lo que había aprendido y trabajado en otros sitios podría aplicarlo y potenciarlo aquí.

Me uní a Deloitte hace casi tres años, con categoría Senior y con el objetivo de contribuir al desarrollo del área de Promoción Comercial. A los pocos días ya tuve la oportunidad de participar en la coordinación de importantes propuestas comerciales para la Firma, y en el desarrollo de planes de lanzamiento y promoción de servicios. Ese mismo año asumí la responsabilidad del área. Todo iba muy deprisa, pero esa sensación de que te confíen ese tipo de responsabilidad en muy poco tiempo, por diversas circunstancias, no era nueva para mí.

Un año después me promocionaron a Experienced Senior, con nuevos compañeros en el equipo que compartían mi ilusión y el convencimiento de poder seguir creciendo, llegar más lejos y fijarnos objetivos ambiciosos. Fue un año de mucho trabajo, de proyectos que nos llenaban a todos los niveles y de continuo aprendizaje. Me fui convirtiendo (al menos así lo veo yo) en un profesional más eficiente, a la vez que aprendí a gestionar y optimizar al máximo los recursos.

Al año siguiente vi de nuevo reconocido mi trabajo y mi función con la promoción a Supervisor. Mantengo la ilusión y las ganas de prosperar del primer día, y el convencimiento de que estamos en el camino que hay que seguir.

Creo que Deloitte ofrece múltiples razones y posibilidades que te hacen mejor profesional. En mi caso, destacaría la involucración en proyectos para clientes de gran relevancia. El prestigio y alcance internacional de estas compañías suponen un plus de motivación y responsabilidad que te hacen implicarte al máximo y sacar lo mejor de ti. Además, el hecho de conocer las particularidades y retos de este tipo de compañías, que están en lo más alto, te ayuda a conocer mejor el entorno en el que se mueven y nos movemos.

Este tipo de proyectos te hace también entrar en contacto con profesionales del máximo nivel, cuya experiencia y conocimientos también te ayudan a ser mejor.

¿Qué es lo que más te ha ayudado a crecer durante tu paso por Deloitte?

Dos cosas. Como he comentado antes, la confianza plena desde el primer día y el respaldo de la Dirección. He tenido la suerte y la oportunidad de trabajar en proyectos muy interesantes desde el principio.

Por otro lado, e igualmente importante, mis compañeros. Aprendo de ellos a diario. La oportunidad de trabajar con diferentes áreas y perfiles es muy enriquecedora. Me gusta observar a los demás porque soy un firme convencido de que, solo con eso, ya se aprende mucho, incluso de las tareas más rutinarias y sencillas. Creo, además, que el ambiente que generan es un ingrediente importante. Todo suma.

Como ejemplo, cada una o dos semanas, varios compañeros jugamos al fútbol en nuestra liga particular. Esto hace que estemos aún más unidos, creando una sintonía que se refleja en el ambiente en el trabajo.

Cuento cuando lo necesito con la ayuda, el apoyo y el consejo de mis superiores. Siempre han tenido sus puertas abiertas, dispuestos para ayudarme y guiarme, con independencia de su propia carga de trabajo. Esa cercanía ha sido y es, sin duda, clave para mi desarrollo.

La generosidad es, sin duda, uno de los valores más palpables en Deloitte. En más de una ocasión, mis compañeros me han ofrecido su ayuda más allá de sus obligaciones, ayudándome a culminar en tiempo y forma diferentes proyectos. En ocasiones puedes llegar a sentir una especie de “bloqueo”, o pensar que tienes todo controlado, pero el día a día es a veces imprevisible y su soporte, su tiempo y su punto de vista son fundamentales para mí.