Estrategia Española de Movilidad Sostenible

Artículo

Estrategia Española de Movilidad Sostenible

La movilidad sostenible contará con 10.400 millones de fondos europeos

La Estrategia Española de Movilidad Sostenible contará con 10.400 millones de euros de fondos europeos para los próximos tres años. Desde el Ministerio de Transportes, Movilidad y Agenda Urbana señalan que estos fondos tendrán un efecto multiplicador en el conjunto de la economía, porque aumentarán el PIB en 17.000 millones de euros y permitirán crear 240.000 empleos adicionales en estos próximos tres años.

De los 10.400 millones de euros, 4.100 millones irán destinados a impulsar una movilidad sostenible, segura y conectada en entornos urbanos y metropolitanos; otros 5.500 millones a la red europea de transporte, a potenciar la intermodalidad y la digitalización. Los 800 millones de euros restantes, se destinarán al apoyo de las empresas para mejorar la cadena logística y hacerla más sostenible.

Además, desde el Ministerio se ha destacado que la estrategia de movilidad pretende potenciar la intermodalidad, dar prioridad al transporte de mercancías por ferrocarril y digitalizar la cadena logística. Asimismo, persigue incentivar la creación de un espacio único de transporte europeo, conectando puertos, aeropuertos, nodos logísticos, redes de transporte europeas y los servicios rápidos y de alta frecuencia en los grandes corredores.

Sobre la Estrategia Española de Movilidad Sostenible

La Estrategia Española de Movilidad Sostenible surge como marco de referencia nacional que integra los principios y herramientas de coordinación para orientar las políticas sectoriales que facilitan una movilidad sostenible y baja en carbono. La movilidad sostenible implica garantizar que nuestros sistemas de transporte respondan a las necesidades económicas, sociales y ambientales, reduciendo al mínimo su impacto ambiental.

Los objetivos y directrices de la Estrategia se concretan en 48 medidas, estructuradas en cinco áreas: territorio, planificación del transporte y sus infraestructuras; cambio climático y reducción de la dependencia energética; calidad del aire y ruido; seguridad y salud; y gestión de la demanda.  

Entre las medidas contempladas, se presta especial atención al fomento de una movilidad alternativa al vehículo privado y el uso de los modos más sostenibles, señalando la necesidad de cuidar las implicaciones de la planificación urbanística en la generación de la movilidad.

La Estrategia requiere para su implantación de la implicación de todas las administraciones, para lo cual, se contemplan instrumentos de coordinación como la Red de Ciudades por el Clima, Red de Redes de Desarrollo Local Sostenible, el Consejo Nacional del clima, la Comisión de Coordinación de las Políticas de Cambio Climático y Mesas Sectoriales, el Observatorio de la Movilidad Metropolitana y distintos Foros de la movilidad ya existentes.

Deloitte European Center for Recovery & Resilience

 

Volver al site