Sismo 19S y las redes sociales

Artículo

#Sismo19s: Redes sociales, el factor que ha hecho toda la diferencia

Ocurrió el mismo día, un 19 de septiembre, pero 32 años después. De nueva cuenta, la Ciudad de México fue sacudida por un sismo, esta vez de una magnitud diferente –7.1 grados en la escala de Richter–.

El movimiento no solo golpeó a la capital del país, sino a zonas aledañas de Puebla y Morelos. Los estragos y las pérdidas que causó han sido significativas para todas las áreas afectadas.

Ciudad de México, 20 de octubre de 2017.

No obstante, y a diferencia del terremoto del 85, en esta ocasión, los ciudadanos contaron con una herramienta clave que hizo toda la diferencia: las redes sociales.

Una actividad cotidiana para al menos el 70% de la población que cuenta con un teléfono móvil y que, de acuerdo con el estudio Hábitos de los consumidores móviles en México 2016, de Deloitte, lo utiliza para acceder a este tipo de redes.

A través de estos canales, principalmente Twitter, pero también Facebook, Instagram y Snapchat, los ciudadanos respondieron de manera inmediata ante la tragedia.

Se organizaron centros de acopio y albergues, se solicitaron voluntarios para ayudar en las zonas donde se registraron daños severos, se apoyó en las labores de localización de personas desparecidas y se recolectaron las herramientas u objetos necesarios para ayudar en las labores de rescate, entre otras.

Gracias a las redes sociales, comprobamos que nuestros conocidos o seres queridos se encontraban bien, conocimos de lugares afectados que estaban fuera de nuestro radar, se denunció la falta de apoyo a zonas que parecían haber sido olvidadas –lo que provocó que la ayuda llegara rápidamente– y descubrimos que, en medio de la catástrofe, un héroe puede provenir de cualquiera parte.

A través de los hashtags #Sismo19S, #FuerzaMéxico, #AyudaSismo, entre otros, la comunidad se organizó y ha seguido organizándose para canalizar sus esfuerzos y demostrar su solidaridad con quien más lo necesita.

Si bien en algunos casos observamos que las redes fueron utilizadas como herramienta para difundir rumores e información no verificada, también fuimos testigos de cómo, en respuesta, surgieron iniciativas ciudadanas que ayudaron a comprobar la veracidad de los datos que surgían a cada minuto, acelerando así las acciones de apoyo.

Aun después de la emergencia, las redes sociales continúan jugando un papel fundamental para organizar ayuda para los damnificados, conocer las historias de las víctimas y hasta denunciar casos de corrupción, entre otras cuestiones.

La experiencia del sismo, y lo que hemos vivido después de él, es, sin duda, un ejemplo del rol fundamental que tienen las redes sociales en los casos de urgencia o desastres naturales, y de cómo, al utilizarlas con responsabilidad, se puede generar un cambio significativo en la vida de muchas personas afectadas.

Plataformas digitales como Twitter y Facebook han desempeñado un papel fundamental durante y después de la emergencia.

Redes sociales en desastres naturales

Utiliza las redes, pero con responsabilidad

Así como en caso de emergencia o desastre pueden funcionar como una herramienta de ayuda, las redes sociales también pueden ser el detonante de una serie de sucesos o reacciones desafortunadas cuando, a través de ellas, se da a conocer información falsa o no verificada.

En este contexto, autoridades y diversas organizaciones han insistido en la importancia de no hacer caso a rumores y utilizar de manera eficiente y responsable las redes sociales, con el propósito de realmente generar información oportuna.

Por esta razón, el Centro Nacional de Prevención de Desastres (Cenapred) emitió una serie de recomendaciones para utilizar las redes sociales en emergencias, entre las que destacamos:

  • Comparte información verificada, no difundas rumores.
  • Cuando recibas alguna información que solicitan difundir verifica:
    -Quién es la fuente.
    -Cuándo (hora y día) se originó.
    -Consulta si no se ha solucionado.
    -Comunícate con las autoridades o con los organismos de atención a emergencias de inmediato.
    -Vincúlate a las redes de apoyo y busca solución directa.
    -Evita viralizar, compartir de nuevo o difundir cadenas de WhatsApp, en especial cuando son audios que no traen información o fecha de origen.
  • Si una necesidad ya fue atendida, elimina la publicación para evitar que otras personas las sigan compartiendo y genere confusión.
  • Identifica en redes sociales las cuentas oficiales de autoridades y de asistencia humanitaria, y atiende sus indicaciones y recomendaciones.

El uso responsable de información de fuentes confiables, como precisa el Cenapred, contribuye a la credibilidad y a la tranquilidad de la población.

¿Te resultó útil este contenido?