Movilidad como servicio (MaaS)

Perspectivas

El auge de la movilidad como servicio (MaaS)

¿Imaginas un servicio que pudiera resolver los problemas de densidad urbana y hacer que el desplazamiento sea más fácil y eficiente? Si estás harto de los bloqueos y de no encontrar estacionamiento, los programas de movilidad como servicio podrían llegar pronto a tu ciudad.

Esta ambiciosa iniciativa está tomando forma en la capital de Finlandia, en donde se apuesta por volver innecesario en el 2025 que cualquier residente en la ciudad sea dueño de un auto privado. Así como se adquiere una suscripción de Netflix, los usuarios pueden pagar cualquier método de transporte mediante una aplicación, ya sea pública o privada, ingresar un destino y elegir su método preferido de transporte (tren, taxi, camión, bici). El consumidor inclusive puede pre-pagar los servicios como parte de una suscripción de movilidad mensual.

En lugar de tener que localizar, reservar, y pagar por cada modo de transportación por separado, las plataformas de MaaS comienzan a moverse hacia un paradigma de movilidad más centrado en el usuario.

MaaS

La evolución de la movilidad como servicio

La movilidad como servicio (MaaS) está en una etapa muy temprana de su desarrollo, y tiene por delante mucha innovación y experimentación. En los próximos años, dado que las ciudades aspiran a hacer más con menos (ofreciendo una gama más amplia de servicios y utilizando los mismos o menores niveles de financiamiento), se espera que aumente el número de programas piloto.

Los participantes del sector privado podrían unirse al movimiento en busca de ganancias, mientras que las agencias gubernamentales podrían buscar los beneficios que conllevan las políticas públicas provenientes de la reducción de la congestión: mayor productividad, mejor calidad del aire, menos accidentes de tránsito y menor huella urbana para el estacionamiento. Los participantes sólo obtendrán estos beneficios si colaboran.

A medida que la densidad urbana continúa creciendo, este tipo de servicio ofrece una manera alternativa de mover más personas y bienes de forma más rápida, más limpia y menos costosa que las opciones actuales. Al agregar variedad a la oferta del transporte, la movilidad como servicio podría transformar un sistema de transporte relativamente inflexible en uno que es significativamente más moldeable.

Estos son 4 elementos indispensables para que se logre un ecosistema que migre desde el tránsito masivo a la movilidad como transporte:

  1. Infraestructura. Para funcionar de manera eficaz, la MaaS requeriría las siguientes condiciones: penetración generalizada de teléfonos inteligentes en redes 3G / 4G / 5G; altos niveles de conectividad; información segura, dinámica y actualizada sobre las opciones de viaje, los horarios y las actualizaciones; y sistemas de pago sin efectivo.
  2. Proveedores de datos. Los usuarios acceden a la movilidad como servicio a través de una plataforma, ya sea una aplicación de planificación de viaje multimodal o una página web.
  3. Operaciones de transporte. Algo esencial para cualquier oferta de la MaaS, por supuesto, son los operadores de transporte público (sus mayores actores). La demanda para expandir la prestación de servicios ha llevado a muchas agencias de transporte a introducir nuevos modos de viaje, como las bicicletas públicas (EcoBici en México), o compartir autos.
  4. Asesores de movilidad confiables. Utilizando un modelo de activos ligeros similares a Alibaba, AirBnB o Uber, los asesores de movilidad enlazan los servicios de los distintos operadores privados y públicos, organizan reservaciones y facilitan los pagos a través de un solo conducto.

Un factor importante para hacer de la movilidad como servicio un éxito será conseguir que todos los jugadores trabajen juntos.

Transporte público

¿Por dónde comenzar? Los criterios de entrada son claros:

  • Los gobiernos de la ciudad deben apoyar. Los líderes del gobierno necesitan ver los beneficios y apoyar la MaaS en sus ciudades. Por su parte, los socios privados juegan un papel importante en las promesas de apoyo.
  • Deben establecerse asociaciones público-privadas y ser abiertas. Muchas ciudades pueden rechazar a uno o inclusive un número limitado de grandes actores privados que vienen a proporcionar una solución unificada, pero las capacidades de capital e innovación del sector privado son esenciales.
  • Se debe acordar la arquitectura tecnológica. Los municipios deben crear una arquitectura abierta a la que los socios privados puedan integrarse, pero que aún satisfaga las necesidades de sus ciudadanos. Nuevamente, los socios del sector privado pueden apoyar a las ciudades en este esfuerzo.
  • El transporte municipal debe ser incluido. Los autobuses y trenes que sirven a los ciudadanos de hoy no pueden ser excluidos del ecosistema de MaaS. A menudo es lógico aprovechar los sistemas de pago para los autobuses y los trenes que ya existen y operan en el final del proceso.
¿Te resultó útil este contenido?