Artículo

Fresco vs. Congelado

El futuro de los alimentos frescos, en un entorno competitivo y en constante evolución

Incluso en medio del éxito que están teniendo los productos frescos entre los consumidores, las alternativas congeladas se están abriendo un mayor camino. Los alimentos frescos siguen siendo uno de los más importantes para los consumidores. No obstante, los congelados están ganando, rápidamente, presencia en el mercado.

¿Qué prefieren los consumidores, comprar alimentos frescos o congelados?

Para responder a esta pregunta, en julio de 2021, Deloitte encuestó a más de 2,000 consumidores para conocer las principales tendencias en esta materia.

De acuerdo con el estudio, las ventas de productos frescos aumentaron más de 10% en 2020 en EEUU y, en la primera mitad de 2021, han superado significativamente a las de 2019; sin embargo, en 2020, las ventas de congelados aumentaron 21%, duplicando así el crecimiento registrado por los alimentos frescos en el mismo periodo.

Esta situación de un mayor interés y crecimiento en las ventas de los alimentos congelados se explica, principalmente, por tres razones: las características de los productos perecederos, el precio y la preferencia.

Características de los productos perecederos:

Los alimentos frescos, por definición, son perecederos, es decir, pueden caducar o deteriorarse rápidamente, y, en ese sentido, los consumidores de hoy no son tan tolerantes con este tipo de productos como lo eran antes de la pandemia. La frecuencia con la cual hacemos nuestras compras es un factor.

Los consumidores no pueden abastecerse de alimentos perecederos y esperar que éstos sean comestibles semanas más tarde. Aun cuando los consumidores se sienten menos estresados por comprar en las tiendas físicas, parece ser que los nuevos hábitos de compra adquiridos durante los últimos meses perduran.

De igual forma, es importante resaltar la capacidad de los consumidores de abastecerse de congelados, sin generar desperdicio. Tres de cada cuatro de ellos señalaron que almacenan alimentos congelados, lo que, en general, muestra una mayor inversión de su parte en este tipo de productos.

Pero la comida en sí no es el único tipo de desperdicio relacionado con los alimentos perecederos, también están los residuos de los envases que se utilizan. Al respecto, seis de cada 10 personas creen que los alimentos perecederos empacados se mantendrán en ese estado por mucho más tiempo que los no lo tienen. Lo anterior, nos muestra que evitar que la comida se desperdicie parece ser más importante que el desperdicio generado por los envases.

Precio

El precio sigue siendo ‘el rey’: nueve de cada 10 consumidores informan que el precio es, nuevamente, el motor de compra más importante de productos frescos; se trata de un factor que actualmente está más presente en la mente de los consumidores.

En un entorno general caracterizado por los aumentos de precios, los productos congelados pueden tener otra ventaja sobre los frescos. En un inicio, los alimentos frescos pueden ser significativamente más caros que su equivalente congelado. Casi la mitad de los consumidores piensa que el precio de los alimentos congelados no ha subido en absoluto.

Preferencia

La comida congelada de hoy no es la comida congelada de antes; es de mejor calidad, presenta una mayor variedad, así como diversas opciones premium. Los alimentos congelados de ahora tienen tanta probabilidad de enfatizar sus atributos nutricionales y de salud, como su sabor o conveniencia. Los consumidores dicen que preparar alimentos congelados es, incluso, más fácil que preparar los frescos.

Conozcan más detalles sobre los resultados de nuestra encuesta en el informe completo.

Descargue el documento completo: Fresh vs. frozen
¿Le pareció útil este contenido?